RESIDUOS

residuos.jpg

Enlace externo:
Imagen: ayuntamiento.elburgo-burgelu.com



Entendemos por residuo aquel producto, material o elemento que después de haber sido producido, manipulado o usado no tiene valor para quien lo posee y por ello se desecha y se tira.
Los residuos pueden ser de diferentes tipos. Sus diferentes características tienen consecuencias distintas en el medio. Algunas de éstas consecuencias son:
1. Los residuos están compuestos por materias primas transformadas en mayor o menor grado, que son transportadas desde lugares cada vez más lejanos, en ocasiones extraídas a profundidades cada vez mayores (en el caso de los minerales), y obtenidas en condiciones cada vez más antinaturales (las de origen animal o vegetal). Todo ello ocasiona un progresivo aumento de su coste económico y energético.
2. El modelo de consumo actual, basado en una duración limitada de los recursos, no los devuelve a su lugar de origen ni son recuperados para un uso posterior. Ello conlleva el progresivo agotamiento de los recursos ya sean energéticos, geológicos o productivos (tierra agrícola, forestal y masas de agua).
3. Cada vez se generan más residuos que son producidos artificialmente con materiales de diferente composición a los existentes en la naturaleza. Generalmente se caracterizan porque no son biodegradables, así como por un comportamiento desconocido, lo que constituye un potencial de peligrosidad con efectos inciertos en el futuro, ya que pueden tener un largo tiempo de permanencia en la tierra.
4. Como consecuencia de lo anterior, el vertido sobre el entorno de las enormes cantidades de residuos, produce daños irreparables en los ecosistemas, a gran escala: contaminación de tierras, agua y aire, envenenamiento de especies animales y vegetales, y, en último extremo, repercusiones negativas para la salud humana


TIPOS DE RESIDUOS


Las distintas actividades humanas producen distintos tipos de residuos, con unas características diferentes, un nivel de peligrosidad y toxicidad diferente y un tratamiento diferente. Las actividades humanas determinarán la tipología que tomemos para clasificar los residuos. Así, los distintos tipos de actividades que generan residuos son:
  • Actividades Urbanas y Domésticas: restos de comidas, envases…. En estas actividades se generan los residuos sólidos urbanos, como los vertidos en el depósito del Garraf.
  • Actividades Industriales: pinturas, ácidos, chatarras, disolventes…
  • Actividades Agro-Ganaderas: estiércol, paja, restos vegetales…
  • Actividades Forestales: ramas, paja, astillas,…
  • Actividades Comerciales: embalajes, envases…
  • Actividades Sanitarias: vendas, medicamentos, jeringuillas…


Enlace externo:
www.educared.net/concurso2001/821/resids



Las ciudades y la basura


En todo el mundo existe una desproporcionada concentración de personas en grandes asentamientos urbanos o ciudades, como la de Buenos Aires. Allí se generan residuos sólidos de diversa naturaleza: se trata de una mezcla de restos de actividades domésticas con otras que provienen de comercios, oficinas, colegios, hospitales, denominados de manera genérica residuos sólidos urbanos o basura. Aunque la proporción de este tipo de residuos con respecto al total no es muy alta (aproximadamente 5%), constituye uno de los principales problemas de la gestión medioambiental, porque se genera en forma concentrada en una especie relativamente muy reducida del planeta, como es la ocupada por las ciudades.
La acumulación de miles y miles de toneladas de basura crea serios problemas sanitarios, culturales, financieros, y administrativos de distinto tipo. Para colmo, en muchas ciudades no se llevan a cabo programas de reciclado o recolección diferenciada de residuos (biodegradables y no biodegradables), que permitiriín la reduccion de estos desechos.
Las consecuencias son terribles: grave deterioro del paisaje, problemas de salud pública, aumento de ratas, insectos y parásitos que transmiten enfermedades, intoxicación del suelo, el agua y el aire.
Los métodos que utilizan las fábricas, hospitales, locales comerciales y viviendas para eliminar sus desperdicios son generalmente inadecuados, y los depósitos municipales están, en su mayoría, mal ubicados, son pequeños y no cuentan con la tecnología para compactar, seleccionar y reciclar el material. Pareciera que lo único razonable es la preservación, esto es, tirar a la basura lo menos posible.


CLASIFICACIÓN DE LOS RESIDUOS

residuosc.gif

residuosci.gif

residuosd.gif
residuosu.gif

residuost.gif

Enlace externo:

www.sinia.cl/1292/article-34600


Los residuos industriales son los contaminantes principales de los suelos y se pueden clasificar del siguiente modo:

1) RESIDUOS INERTES:
No representan riesgo alguno para el medio ambiente. Son desechos de características abrasivas que no necesitan tratamiento alguno para su disposición en el medio ambiente.
2 ) RESIDUOS URBANOS O ASIMILABLES A URBANOS:
Son los residuos fermentales y combustibles obtenidos en las distintas actividades de los núcleos de población. La solución mas adecuada es su recogida y tratamiento como basuras domiciliarias.
3 ) RESIDUOS ESPECIALES:
Estos suponen un grave riesgo para la salud humana y el medio ambiente: requieren por lo tanto un tratamiento especial. Entre estos residuos especiales, distinguimos los residuos tóxicos y peligrosos de los residuos radiactivos.

A.- RESIDUOS TÓXICOS PELIGROSOS:
Son aquellos materiales que siendo el resultado de un proceso de producción o transformación, su productor destina al desecho. En su composición contienen sustancias o materiales constituyentes en una concentración que da un carácter de peligrosidad.
En las diferentes normativas siguen un procedimiento común para establecer la peligrosidad de un residuo:
- Que se encuentre catalogado como especial.
- Que contenga sustancias tóxicas.
- Que al someterse al test de toxicidad o peligrosidad, no supere alguno de ellos.
En la normativa española se considera un residuo tóxico o peligroso cuando tiene alguno de los constituyentes de los “Agentes contaminantes” o presenta características de los que miden la peligrosidad de manera directa por sometimiento de una muestra de residuo a un test.
B.- RESIDUOS RADIACTIVOS.
Son materiales de desecho que contienen o están contaminados con nucleoides inestables. Esta propiedad que presentan los núcleos de algunas especies atómicas consiste en una desintegración espontanea de los mismos, con emisión de partículas y radiaciones electromagnéticas.
Estos residuos radiactivos se pueden clasificar y los parámetros a considerar en esta clasificación son los siguientes.
  • el estado físico: puede ser sólido, liquido o gaseoso.
  • el periodo de semidesintegración: es de importancia con vista a un almacenamiento definitivo.
  • la actividad específica: es el número de desintegraciones nucleares por unidad de tiempo y de masa del material radiactivo.
  • la naturaleza de la radiación: condiciona las barreras de protección.
  • la toxicidad de los residuos radiactivos: este parámetro radica en las radiaciones ionizantes que emiten los radionucleoides en ellos contenidos.
  • la cantidad de radiactividad contenida en los residuos por unidad de volumen o masa.

Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Contaminación_del_suelo
http://html.rincondelvago.com/contaminacion-del-suelo.html



Basura Electrónica



En un país en el cual gran parte de la población (27%) vive debajo de la línea de pobreza, nos damos el lujo de tirar a la basura 2kg de basura electrónica por habitante al año, es decir, que existe una parte de la población que puede acceder a productos informáticos, celulares y electrodomésticos, que desecha sus aparatos viejos en lugar de donarlos al Estado o a ONGs que se encargan del reciclaje. Si bien estas organizaciones no son muy conocidas, existen y están en pie.



La fabricación de una PC de pantalla plana de diecisiete pulgadas requiere de 240 kilos de combustibles, veintidós kilos de productos químicos y 1.500 kilos de agua: 1,8 toneladas en total (lo mismo que pesa un auto), según el experto alemán Ruediger Kuehr.
Toda esta basura es generada durante el proceso de fabricación, por lo cual queda claro que la “basura electrónica”, como la han llamado, no es solamente la que queda en los basurales cuando una persona o una institución recambia sus equipos informáticos: también supone contaminación ambiental (y mucha!) la producción de esos mismos equipos.
El programa StEP (”Solucionar el Problema de E-Basura”), creado recientemente por la ONU, EPA, y otras importantes organizaciones internacionales, intenta comenzar a resolver este gran inconveniente mediante la modificación en la legislación y las políticas de las empresas y Estados, porque cada país tiene una normativa diferente con respecto a este tema.
Al volver homogénea la legislación, las fábricas de PC podrán trabajar fácilmente en los distintos países, con lo cual se reducirá el impacto ambiental.
Hieronyme cifró en un millón de euros por año los costos administrativos para HP de la presencia en Europa de casi aproximadamente treinta normativas diferentes para tratar la e-basura.
Es debido a esto que las instituciones del rubro se encuentran a favor de la homogeneización de las normativas y reglamentos. visitaplanta5.jpg

¿Qué hace la Argentina para solucionar esto?
En el marco de la campaña Juego Limpio, se realizará un operativo hoy y el sábado próximo con el objetivo de reducir la cantidad de aparatos
Vecinos porteños podrán llevar residuos electrónicos hogareños de todo tipo a cinco plazas porteñas, en el marco de la primera campaña del año de recolección de ese tipo de aparatos, informaron hoy fuentes del gobierno porteño.

La Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público local realizará campañas en el 2009 de recolección de aparatos eléctricos y electrónicos en desuso en el marco de su campaña denominada "Jugá Limpio".

El operativo se cumplirá en cinco plazas de la Ciudad entre las 10 y las 18 horas, según detalló un comunicado de prensa del Ambiente y Espacio Público.

La titular de la Agencia de Protección Ambiental, Graciela Gerola, aseguró que este tipo de recolecciones permiten reducir la cantidad de aparatos en la Ciudad "y dar una solución al pedido de los vecinos".

Mientras, en el Senado nacional se trabaja en una ley integral destinada a extender la responsabilidad de estos rezagos a los fabricantes.

Los vecinos pueden llevar los aparatos en desuso a Parque Lezama, en Brasil y Defensa; Plaza Richieri, en Francisco Beiró y Quevedo; Parque Centenario, en Patricias Argentinas y Machado; Palermo Viejo, en Malabia y Costa Rica, y Plaza Manuel Belgrano, en Vuelta de Obligado y Echeverría.


Los aparatos eléctricos y electrónicos que no se usan necesitan un tratamiento especial, porque pueden contener sustancias potencialmente peligrosas para el ambiente y la salud de las personas.




Basura Tecnológica



La basura de la última década poco tiene que ver con la de años anteriores. En los vertidos ahora ocupan un papel protagonista los televisores, electrodomésticos y, últimamente, equipos informáticos y teléfonos móviles. Deshacerse de esta chatarra electrónica de forma adecuada es fundamental, pues los residuos tecnológicos son altamente contaminantes, pero también se pueden reciclar y aprovechar gran parte de sus componentes.
Lentamente se va tomando conciencia de la necesidad de separar en casa los distintos tipos de basura. Pero además de papel, envases, vidrio y restos orgánicos, la ‘basura electrónica’ ocupa un mayor volumen entre los desechos del siglo XXI. La relativa corta vida de los ordenadores, que empiezan a quedar desfasados al cabo de un año y que a los cuatro ya están prácticamente obsoletos, genera gran cantidad de chatarra de la que el consumidor no sabe cómo desprenderse. PCs, periféricos, televisores, teléfonos móviles y otros equipos electrónicos estropeados o desfasados resultan un incordio que terminan en algún trastero, cajón o arrojados a cualquier lugar poco apropiado.
Los residuos eléctricos y electrónicos (ordenadores y teléfonos móviles principalmente) ya representan alrededor del 5% de la basura que se genera en Europa y, según la Oficina Ambiental Europea, sumarán 7,4 millones de toneladas en 2004, con un incremento del 4% anual. Lo peor es que el 90% de este material acaba en vertederos donde se incinera, a pesar de los numerosos componentes tóxicos utilizados en su fabricación, como el litio de las baterías, el plomo (de soldaduras, pantallas CRT y baterías), el mercurio (en lámparas fluorescentes de los monitores LCD), el bromo (carcasas y aislamientos plásticos) o el cadmio (toners y tintas de impresora, monitores CRT, baterías recargables NiCd, etc.).
En el caso de los ordenadores hay que valorar si no es más rentable actualizar sus componentes o darle algún otro uso antes de deshacerse de ellos. Es verdad que la sofisticación de los nuevos programas que salen al mercado (sobre todo juegos) exige cada vez mayor rendimiento al ordenador, hasta que éste no es capaz de alcanzarlo, con la consiguiente frustración del usuario que enseguida quiere un modelo nuevo. Pero el ordenador viejo puede servir para realizar tareas menores (navegar, procesador de textos, juegos poco exigentes, etc.) o se puede desmontar para aprovechar algún componente (un segundo disco duro, por ejemplo).
También es posible acudir a organizaciones que recogen y reparan los equipos para destinarlos a proyectos educativos o para enviarlos a proyectos en países subdesarrollados. En último extremo, a la hora de deshacerse de los residuos tecnológicos es necesario depositarlos en un lugar apropiado (los conocidos como ‘puntos limpios’) para que se les pueda sacar todavía algún provecho.
Una buena parte de los materiales utilizados en equipos eléctricos y electrónicos es reciclable: la mitad es hierro y acero, más del 20% plástico, el 13% otros metales (incluidos metales preciosos) y el 5% es vidrio. Se calcula que si se procesase el 70% de las 200.000 toneladas de basura electrónica (entre 100.000 y 160.000 en los hogares) que se producen en España al año, se podrían recuperar más de 90.000 toneladas de metales, 30.000 toneladas de plásticos y 13.000 toneladas de vidrio.




basuratecnod.jpg


Enlace externo:
Imagen: sustentator.org



¿Quién se hará cargo de la basura tecnológica?


Los desechos crecen al ritmo del recambio tecnológico. En algunos lugares del mundo los consumidores estarían dispuestos a pagar un plus por productos menos tóxicos, pero también esperan que los fabricantes se hagan cargo de la situación.
Consumidores mexicanos están dispuestos a gastar hasta 229 dólares extras por computadoras cuyos componentes sean menos nocivos para el medio ambiente, según un estudio realizado por Ipsos-Mori para Greenpeace en nueve países. Los chinos pagarían hasta 199 dólares, los británicos 118 y los alemanes 59. Pero, aunque los usuarios quieren una industria "más limpia" y están de acuerdo a pagar su precio en dólares, las opiniones también se inclinaron por la idea de que las compañías fabricantes de PCs deben hacerse cargo de los residuos de sus productos una vez que salen del mercado.
HP, LGE, Nokia, Samsung, Sony y Sony Ericsson y en los últimos días también Dell, ya se comprometieron a eliminar o reemplazar químicos peligrosos para el medioambiente y la salud en los próximos años. Para los ecologistas hay que apurar soluciones: mientras las grandes corporaciones electrónicas alientan un recambio cada vez más rápido, aumentan las toneladas de e-scrap (basura electrónica) y ahora deben hacerse cargo del problema. Solamente en Estados Unidos se tiran 30 mil computadoras por año.
"Según una investigación de la UTN, en Argentina este año tenemos unas 20 mil toneladas de residuos de computadoras y teléfonos celulares. Si contamos también electrodomésticos como heladeras y televisores, la cifra llega a 50, 70 mil toneladas", dice Gustavo Fernández, director de Escrap, consultora de residuos electrónicos. "El volumen en la producción de residuos por sí solo no es un tema preocupante, lo que tratamos de señalar y alertar es que en su composición, los Residuos de Aparatos Electrónicos y Electrónicos (RAEE) contienen compuestos peligrosos como: metales pesados (mercurio, plomo, cadmio, cromo), sustancias halogenadas, CFC (clorofluorocarburos), PCB (bifenilos policlorados), PVC (policloruro de vinilo) y retardadores de llama o materiales ignífugos como el amianto y el arsénico", señala en sus fundamentos el proyecto de ley presentado por las senadoras Marcela Lescano y Amanda
Isidori. Mientras no llega la regulación, algunas empresas ya se dedican a reciclar residuos electrónicos. "Las baterías y los tonners de las impresoras son altamente tóxicos y no se pueden reciclar. Pero el 90 de las partes de una PC, sí tienen valor: hay algo de cobre, estanio, oro. Nadie se hace rico con esto, pero es rentable y además se evita que contaminen el ambiente", explica Fernández de Escrap. "CEAMSE cobra 70 pesos la tonelada de desechos industriales y los desechos terminan en un relleno sanitario. Reciclar no tiene costo por tonelada, pero requiere mucha mano de obra y una organización para recuperar los deshechos".
Para Greenpeace Argentina los usuarios no deben enfrentar los costos del reciclaje de basura electrónica, y que las compañías deberán diseñar productos limpios, de duración larga, seguros, fáciles de reciclar y que no expongan a los trabajadores ni al ambiente a químicos peligrosos.


¿Qué hacer con las computadoras viejas?



Que la tecnología informática avanza a un ritmo vertiginoso no es ninguna novedad. Un aparato que hoy está a la vanguardia del desarrollo mañana se convierte en uno anticuado. Pero a medida que esto sucede un problema global crece: la basura electrónica es un nuevo tipo de desperdicio industrial que debe ser cuidadosamente manejado debido a su alta toxicidad. Según la Agencia de Protección del Ambiente de EE.UU. (EPA), casi 250 millones de computadoras llegarán a ser obsoletas en los próximos cinco años. ¿Qué se hace con una PC cuando “envejece”?

En la mayoría de las computadoras hay acero, cromo, cadmio, mercurio, berilio, níquel, zinc, retardadores de flama bromados, cables, alambres, tubos de despliegue, materiales termoplásticos, mezclas de plásticos y materiales especiales como baterías, entre otros. Todos estos materiales resultan altamente contaminantes para el medioambiente y nocivos para la salud pública, según afirman los expertos de Silicon Valley Toxics Coalition, un grupo de defensa del medioambiente. Entonces es necesario evitar que las computadoras terminen en rellenos sanitarios, sean incineradas o arrumbadas en los sótanos de los hogares.

Una forma de reciclaje es la actualización, que consiste en que el propietario de una máquina cambie algunas de sus partes por piezas nuevas de mayor capacidad o velocidad. Otras opción es donar las computadoras “obsoletas” pero que aún funcionan a escuelas o a individuos que no las pueden pagar, y así achicar la denominada brecha digital. Esta es la tendencia que se suele seguir en la Argentina, donde de acuerdo a la organización sin fines de lucro Equidad, hay un parque de aproximadamente 3 millones de computadoras.

El portal educativo estatal, Educ.ar, puso en marcha desde diciembre de 2003 una metodología de reciclaje de este tipo. En esa oportunidad, la empresa Telecom Argentina donó equipos que fueron puestos a punto por Educ.ar y la empresa iNOW, para ser finalmente entregados a instituciones educativas. “Recibimos las máquinas del sector privado, las formateamos o cambiamos partes que no andan y las mandamos a escuelas de todo el país. Queremos continuar este programa porque tenemos más de 500 pedidos”, explica Laura Serra, directora de proyectos de Educ.ar.

En tanto, Enrique Segura, director del Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, explica que la donación es la tendencia que suele seguirse en nuestro país: “Nosotros solemos donar los equipos a programas universitarios de cárceles, colegios, hospitales, en fin, organismos públicos con problemas de financiamiento. Creo que es muy sano”. Y agrega: “En realidad, en Argentina no se ha llegado a los grandes cementerios de computadoras que se pueden ver en países del primer mundo por el hecho de que aquí estos aparatos son muy caros. Pero si eso sucediera, o se esbozara, el estado debería contar con una infraestructura que permitiera la desmantelación segura de máquinas”.

La otra forma de hacer frente al problema de la chatarra tecnológica es el reciclaje propiamente dicho (desmanufacturación), que consiste en desmontar el equipo, procesar metales, plásticos y vidrio para ser reutilizados, como sucede en Alemania. Es la alternativa más cara pero los científicos aseguran que será la solución a adoptar en el futuro. Plomo, cobre, aluminio y oro, así como plásticos, vidrio y cables, podrían ser recuperados y reciclados en futuros productos.

En cuanto a la industria tecnológica, actor fundamental en esta problemática, se advierte algún esfuerzo de cooperación, pues empresas como IBM y Hewlett Packard fueron las primeras en implementar, aunque sea en parte, el uso de material reciclado en la manufactura de productos nuevos. También han surgido otras iniciativas, como la del sitio de remates eBay, que lanzó el programa “Rethink” (repiensa). Hasta ahora, varios gigantes: Apple, Intel, IBM, HP e Ingram Micro, entre otros- demostraron su interés por hacer algo. El programa se centra en una que ofrece a los usuarios la opción de vender o donar las máquinas que todavía funcionan.web

“En Europa ya existen directivas de la UE para que los productores de electrónica se hagan cargo del reciclado. En EE.UU. esto no existen y tampoco en la Argentina, que es lo que proponemos nosotros en relación a la basura en general: promover una legislación que extienda la responsabilidad de los productores por sobre todos los productos que contienen tóxicos o son difíciles de reciclar”, afirma Verónica Odriozola, coordinadora de campañas contra la contaminación de Greenpeace.

En la propuesta que la organización le ha presentado al Gobierno de la Ciudad, se argumenta: “En nuestro país, con la devaluación se ha visto un despegue de los servicios técnicos para reponer aparatos domésticos. Sin embargo, la Extensión de la Responsabilidad del Productor es la que permitirá cerrar el círculo y obligar a los fabricantes a tomar nota de la necesidad de generar productos más duraderos, más fáciles de reparar y que no presenten problemas al momento de su disposición final. Idealmente, estos productos deberían ser entregados en el sitio de compra a cambio de un reembolso, o descartados y recogidos separadamente (por cuenta del fabricante) para que sean ellos quienes se hagan cargo del reciclaje o de la correcta disposición final. Actualmente, todos pagamos el costo de disponer de materiales en los rellenos que no deberían estar allí si los fabricantes estuvieran obligados a recuperar o disponer de ellos de una manera segura”.



Se desechan 100.000 toneladas de residuos tecnológicos


Algunos productos contienen altos niveles de sustancias tóxicas, como plomo, cromo o cadmio, que los convierten en basura peligrosa para el medio ambiente
desarrollo de la tecnología, la aparición de nuevos artículos electrónicos, cierta fiebre consumista y el afán por mantenerse actualizado, provoca que cada año en la Argentina se desechen 100 mil toneladas de residuos.
Pero la mayoría de esos aparatos electrónicos tiene algunos componentes contaminantes, que no son tratados con los cuidados que ese tipo de materiales requiere.
Ante esta demanda de elementos electrónicos --llámese televisores, heladeras, computadoras, entre otras--, también aparecen los desechos que esos mismos componentes generan.
Para finales de 2006, la llamada "basura electrónica" sumó 35.000 toneladas, pero ahora esa cifra se triplicó y cada argentino desecha al año 2,5 kilos de residuos, de acuerdo con los informes y tendencias que manejan la Secretaría de Industria para electrodomésticos, informática y telecomunicaciones y la Cámara de Máquinas de Oficina.
"Nos tapa y, a veces mata, de a poquito. La basura electrónica es un verdadero problema del siglo XXI. Nos volvimos electrónicos, en el trabajo, la oficina o el hogar; pero no queremos asumir la responsabilidad del posconsumo de los aparatitos y servidores que nos hacen la vida más fácil", señaló a la agencia Noticias Argentinas el biólogo Gustavo Protomastro de la consultora Ecogestionar/e-Scrap.
En el mundo desarrollado y varios países emergentes, la basura electrónica no puede ser desechada en basurales o rellenos sanitarios, como el CEAMSE.
Por ley, y porque tirar equipos electrónicos a la basura contamina y daña la salud ambiental, se trabaja en separar estos desechos del resto de la basura doméstica.
Mientras los componentes eléctricos y electrónicos están en los equipos, no hay riesgo para la salud ni el ambiente.
El problema es cuando se tiran a los rellenos sanitarios, basurales clandestinos o quemas, y todos los componentes peligrosos se liberan y migran por el ambiente contaminando.
Algunos productos electrónicos contienen "altos niveles de sustancias tóxicas, como plomo, cromo o cadmio, que los convierte en residuos peligrosos y deben ser manejados de acuerdo con requerimientos normativos específicos, como normas de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente".


basuratecnot.jpg

Enlace externo:
Imagen :unaclibre.org


Inician proyecto sobre reciclaje de residuos tecnológicos

La iniciativa se suma a la campaña “Computador para Todos”, que busca reducir la brecha digital incentivando la donación de computadores en buen estado, pero en desuso.
En el marco de la campaña “Computador para Todos”, que realizan por tercer año consecutivo
Chilecenter o Falabella se llevará a cabo un proyecto en Chile sobre reciclaje de residuos electrónicos.


Esta iniciativa consiste en que Fundación Chilenter enviará aquellos componentes de computadores que no se pueden reacondicionar a una importante planta especialista en reciclaje en Europa.
Como en sus versiones anteriores, "Computador para todos” incentiva la donación dando a quienes entreguen su computador en desuso en cualquier tienda Falabella, un bono de descuento de hasta 100 mil pesos, para adquirir notebooks o netbooks de la marca Toshiba. La campaña se extiende hasta fines de septiembre.



Proceso de reciclaje especializado

“Esta experiencia que desarrollaremos en conjunto con Falabella, implica un desafío al hacerse cargo del factor medioambiental en la tarea de disminuir la brecha digital que existe en Chile,” sostiene Rubén Martínez, Director Ejecutivo de Chilenter.
En general, en Chile los residuos electrónicos no son transformados en materias primas para otros procesos. Pero en otros países se presenta gran desarrollo en esta materia, experiencia que conocieron desde cerca algunos representantes de Chilenter cuando en mayo de este año viajaron a Europa en una visita técnica que realizaron a plantas especialistas en reciclaje de España, Suiza, Alemania y Bélgica.

Con la concreción de este proyecto, Chilenter pasará de reacondicionar y disponer en forma segura equipos que son dados de baja, a una etapa mayor sobre desarme de equipamiento para el reciclaje.


basuratecno.jpg



Enlace externo:
Imagen: atinachile.bligoo.com


Las pilas que ya no usás ¿dónde la tirás?

Buenos Aires

external image pila4.jpg

Podemos cansarnos de contar aparatos que llevan pilas. Pero, ¿pensaste alguna vez qué pasa cuando una pila o una batería dejan de funcionar? ¿Qué hacemos con las pilas que ya no sirven? ¿Las tiramos a la basura? ¿Contaminan el ambiente? ¿Cómo podemos hacer para usar menos pilas?

Existen varios tipos de pilas, pero a nosotros nos interesa saber un poco más sobre las que usamos todos los días. Estas son las llamadas pilas secas y las hay de diferentes tipos y tamaños. Lo que importa acá es que algunas son recargables y otras no. Si sabemos reconocerlas vamos a poder elegir comprar las que hagan menor daño al ambiente o las que se puedan reciclar.

Si utilizamos pilas recargables generamos menos basura porque podemos volver a usar la misma pila varias veces. Si bien son un poco más caras, duran más y tiene algunos componentes que pueden reciclarse una vez que se agotaron. Pero, ¿donde las tiramos una vez que se gastaron? ¿Contaminan el ambiente? ¿Qué hacemos entonces con las pilas?

Para empezar, lo mismo que hacemos con toda la basura:
REDUCIR el consumo. Para eso tratemos de no comprar equipos que llevan pilas siempre que se pueda evitar (juguetes luminosos y musicales, por ejemplo).
REUTILIZAR. Esto es lo que hacemos cuando compramos pilas recargables
RECICLAR. Esto se puede hacer solo con las pilas recargables y siempre que las tiremos en los lugares adecuados.
REVALORIZAR. Las pilas recargables se pueden reciclar y, con los materiales obtenidos, se pueden generar otros productos.

===¿Dónde tiramos las pilas entonces?===

Primero una aclaración. Desde hace varios años, las pilas no recargables de marcas conocidas se empezaron a fabricar sin mercurio (una sustancia química muy contaminante). Estas son las únicas pilas que podemos tirar en la basura de casa, las pilas no recargables libres de mercurio. Tenés que fijarte que esto figure en el envase. A veces vemos el símbolo de un niño con un tachito de basura, otras dice “0% Hg” o sin agregado de mercurio.

El resto de las pilas (pilas botón, pilas baratas que se comparan en la calle y, sobre todo, las pilas recargables) hay que llevarlas a lugares apropiados. Desde noviembre de año pasado, estamos juntando en los Centros de Gestión y Participación Comunal de cada barrio las pilas y baterías que ya no sirven. Si querés averiguar la dirección que te quede más cerca informate acá:
http://www.buenosaires.gov.ar/areas/descentralizacion/cgp/limites.php?menu_id=20703
Además, desde febrero de este año las empresas que fabrican o venden pilas recargables tienen que poner lugares para recibirlas una vez gastadas. Para conocer qué empresas reciben pilas recargables agotadas informate acá:
http://www.buenosaires.gov.ar/areas/med_ambiente/proteccion_ambiental/relac_institucionales/puntos_recoleccion_pilas.php?menu_id=29928
¡Dale, animate, ponete las pilas con las pilas!
Enlace externo:
http://buenosaires.gov.ar/blog/ecoblog/2009/02/20/las-pilas-que-ya-no-usas-%C2%BFdonde-las-tiras/





residuostóx.jpg

Enlace externo:
Imagen: iesillue.educa.aragon.es


La Ciudad
tiene 10 toneladas de pilas usadas y busca dónde enterrarlas


Provienen de un programa de recolección de la Agencia de Protección Ambiental. Las iban a enterrar como desecho sanitario de seguridad en Bouwer, Córdoba, pero los vecinos se opusieron. Ahora lo harían en Provincia.

La Agencia de Protección Ambiental porteña anuló hoy el envío de 10 mil kilos de pilas usadas al relleno sanitario de seguridad situado en la localidad cordobesa de Bouwer, donde vecinos realizaron protestas y promovieron un proyecto legislativo de rechazo a esa decisión.
La resistencia de los habitantes de Bouwer a recibir esos desechos en el depósito de residuos peligrosos de la empresa Taym, que incluyó advertencias sobre bloqueo de caminos y una protesta esta mañana frente a la comuna local, fue avalada por ecologistas que denunciaron riesgo de contaminación.
"No tenemos ningún interés en generarle un conflicto ni al intendente ni a los vecinos. No hay ninguna restricción legal, pero si genera estas complicaciones no lo vamos a hacer", anunció el vocero de la repartición porteña, Andrés Grippo. Grippo, además, aseguró que la decisión del gobierno porteño es "seguir acopiando en los galpones de la Ciudad las pilas, hasta que se defina dónde puede trasladarse la carga".
Las pilas, que fueron recogidas por la comuna en medio de una campaña de concientización ambiental de ocho meses, iban a ser enviadas al relleno sanitario de seguridad de Bouwer, ubicada a 20 kilómetros de la ciudad de Córdoba, porque los otros tres que existen en el país están en la provincia de Buenos Aires. El distrito bonaerense, por su Constitución, no puede recibir ese tipo de cargamento si procede de otra jurisdicción.
Consultado sobre el destino final de los residuos, que incluyen baterías de desecho, Grippo resaltó que los gobiernos porteños y bonaerenses trabajan desde hace unos meses "en la redacción de un convenio bilateral para tratar cuestiones medioambientales entre las dos jurisdicciones, que está próxima a concluirse".
Ayer, habitantes de Bouwer advirtieron que iban a bloquear caminos si se concretaba el envío de 50 contenedores a Potrero del Estado cuando conocieron tratativas al respecto entre el gobierno porteño y autoridades de Taym, del Grupo Roggio. Esta mañana profundizaron el repudio con una movilización que terminó frente a la comuna de la localidad cordobesa, donde recibieron el apoyo del intendente, Juan Lupi.
La Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM), por su parte, presentó con apoyo de habitantes de Bouwer un proyecto en la Legislatura cordobesa para que se prohíba el ingreso a la provincia de pilas usadas, baterías de desecho y otros residuos peligrosos.
En ese sentido, el presidente de la FUNAM, Raúl Montenegro, dijo a esta agencia que las pilas agotadas "tienen cantidades significativas de mercurio, una sustancia altamente tóxica, además de otros metales peligrosos como cadmio, zinc, níquel, cromo, manganeso y plata".
Coexisten en Bouwer el emprendimiento de Taym, un relleno sanitario convencional, un depósito judicial de la provincia con unos 20.000 vehículos, un incinerador de residuos patógenos y una ex planta de fundición de plomo que funcionó durante treinta años y nunca fue remediada.
Ayer, el jefe comunal de Bouwer repudió el supuesto intento de convertir a la localidad "en el patio de atrás de la ciudad de Buenos Aires y del país" y reiteró que los vecinos "están hartos de que gente que vive lejos les envíe su basura tóxica y les arruine la vida".
Por último, el bioquímico Adolfo González, asesor técnico de la comuna de Bouwer, opinó que los cordobeses "no tienen por qué ser el basurero de la ciudad de Buenos Aires". En los últimos meses, malformaciones de dos niños de esa localidad cordobesa fueron atribuidas por ecologistas a la contaminación ambiental de la zona.


Bibliografía:
Diario: http://www.clarin.com/diario/2009/08/18/um/m-01980748.htm
Fecha de publicación: 18/08/2009


pilasdes.jpg

Enlace externo:
Imagen: elporvenir.com.mx



¿Qué hacer con las pilas que ya no sirven?

Con el pequeño tiempo que dediquemos a ocuparnos de los residuos que NOSOTROS generamos, ayudaremos que la Tierra que le habremos de heredar a nuestros hijos y nietos sea como la que recibimos cuando éramos niños.


pilasres.jpg


LAS PILAS NO DEBEN SER ARROJADAS A LA BASURA

¡UNA SOLA PILA DE LAS QUE UTILIZAN LOS RELOJES DE PULSERA PUEDE CONTAMINAR EL AGUA DE UNA PILETA OLIMPICA!!!!!!

La manera de cómo se deben tirar las pilas es la siguiente:

- Sella los 2 polos de las pilas con cinta adhesiva o de embalaje.

- Deposítálas en botellas de plástico de gaseosa, cuando estén llenas entrégalas a los basureros y ellos se encargarán de entregarlas para que sean utilizadas en la construcción de carreteras donde las aislaran entre capas de cemento y asfalto para evitar que se degraden y contaminen, ya que al estar en contacto con la tierra y la humedad las pilas liberan sustancias que envenenan, como el mercurio, que pueden ocasionar, entre otras muchas cosas, pérdida de memoria.


Las pilas liberan estas sustancias en la tierra las cuales, cuando llueve, se van filtrando hasta llegar a los mantos acuíferos, contaminando así el agua que utilizamos y contaminado todo lo que se cosecha.
Por favor hagamos conciencia y pongamos nuestro granito de arena, para evitar seguir contaminando, ya que el daño no es reversible, por lo menos tratemos de frenarlo. Según las investigaciones no le queda mucho tiempo de vida a nuestro planeta si seguimos con este afán de destruirlo.
Los seres humanos no representamos ni siquiera el 1% del bio-sistema, ¿cómo es posible que tan pocos estemos destruyendo nuestro hábitat?


Una pila de botón contamina 600.000 litros de agua... el contenido de 1 pila convertiría 600.000 litros de agua en inservible

Las pilas no deben ser arrojadas a la basura, pues se debe evitar que toquen el suelo, ya que de esa forma pueden contaminar las napas de agua. Son consideradas muy tóxicas las pilas tipo botón, es decir, aquellas que se utilizan en los relojes. Por ejemplo, si estas pilas se tiran con la basura y alcanzan las napas de agua, pueden contaminar 600.000 litros del agua que muchas personas beben.

pilasresd.jpg


1- Para realizar el cementado de pilas, estas son guardadas dentro de una botella de plástico. Luego, dentro de la botella se pondrá aserrín seco, que cumplirá la misión de colchón absorbente y se tapará la botella.

pilasrest.jpg

2- Las pilas encapsuladas serán introducidas en un molde, y no deben pasar la capacidad del mismo.

pilasresc.jpg


3- Este molde será llenado con cemento, a fin de guardar las pilas dentro de este.

*Se puede hacer de una manera más sencilla llenando la botella con pilas y luego con agua y enterrándolas . De esa manera el agua absorbe el acido que la pila larga, y no contamina.



No existen centros de reciclado de las pilas en muchos lugares pero hay métodos que permiten que estas no contaminen el ambiente. Las pilas y baterías de los celulares no deben ser incorporadas a las bolsas de residuos domiciliarios, porque no se debe permitir que estas tomen contacto con el suelo, por sus contenidos de materiales tóxicos que contienen.
Hay métodos considerados como sistemas de reciclado, que es aislando las pilas de tal forma que no permitan la salida de su contenido. En el Parque Ecológico Itá Enramada (Paraguay), se realiza la recolección y posterior cementado de las pilas a fin de encriptar las pilas dentro del material. En otras palabras, lo que se hace es aislar el elemento, pero el compuesto sigue estando presente, por lo que se convierte en un "pasivo ambiental".
Los bloques de cemento pueden ser utilizados como base de caminos (toda vez que se les dé el debido tratamiento), ya que pueden ser guardados bajo la capa asfáltica a unos 3 metros de profundidad, sin correr el riesgo de que con el tiempo puedan romperse, y de esta forma volver a dejar que los componentes tóxicos de las pilas lleguen hasta el suelo de la tierra. Hacer bancos y mesas que pueden ser donados a plazas, colegios o instituciones como hospitales.
El italiano Alessandro Volta, inventor de la pila, señalaba que su invento sería muy útil para la humanidad, pero que con el tiempo podría ser dañino para el ambiente.
La mayoría de las personas tiran las pilas como una basura más, sin embargo las mismas deben ser seleccionadas, apartadas y envasadas convenientemente para luego ser llevadas a un lugar Esto podría realizarse en cualquier municipio, ya que el sistema es demasiado sencillo. Tal como lo hicieron municipalidades de otros países, que con la colaboración de la comunidad hacen "Bancos Ecológicos". Es importante crear conciencia sobre este tema, pues lo que hoy vemos como una simple pila que no sirve, en el futuro será la herencia que le dejamos a nuestros hijos, dentro de un planeta que necesita del trabajo de todos para seguir viviendo.
Es importante saber que si las pilas se acumulan en los vertederos, con el paso del tiempo estas perderán sus carcasas y se vierte su contenido, compuesto principalmente por metales pesados como el Mercurio, Cadmio, Litio y otros. Estos metales, infiltrados desde el vertedero, acabarán contaminando las aguas subterráneas y el suelo y con ello se introducirán en las cadenas alimentarias naturales, de las que se nutre el ser humano y los animales.
Si se incineran, las emanaciones resultantes darán lugar a elementos tóxicos volátiles, contaminando el aire.
Lo ideal sería la recogida selectiva de las pilas usadas en contenedores específicos y su tratamiento adecuado. Esto constituye la solución más lógica y más respetuosa con el ambiente.


EN OTROS PAISES
- En Suecia, desde 1986 se hace recolección de pilas.
- En Suiza se consideran residuos peligrosos. Está prohibido enterrarlas o depositarlas en rellenos sanitarios, ya que se recupera el mercurio, el zinc y el manganeso para ser reciclados. Además, se alienta el uso de aparatos con pilas recargables con un descuento del 10%, y una etiqueta con el símbolo ISO que alerta al consumidor sobre la peligrosidad de las pilas recordando que una vez usadas deben retornar al punto de venta.
- En Austria, desde 1991 está prohibido arrojarlas con la basura común.
- En España, desde 1993 ya no se fabrican pilas con alto contenido de mercurio.
- En Alemania, obligan al fabricante y al comerciante a reciclarlas desde 1993.
- La Asociación Europea de Fabricantes de Pilas Secas (Europile), que representa a varias compañías, llevó a cabo un programa de reducción gradual de uso del mercurio. Desde 1994 ya no fabrican pilas con dicho metal pesado..
- En Japón se reciclan.


pilasresci.jpg

Fuente: Cristina Paredes




RESIDUOS TÓXICOS Y PELIGROSOS

La problemática ambiental de la industria va mucho más allá de los casos más sonados o de aquellos en los que puedan denunciarse situaciones más o menos irregulares. Hay grandes problemas que forman parte de una norma que se asume sin más como si fuese algo “natural” e inevitable. Como el de la generación cotidiana de una ingente cantidad de residuos industriales.
Tan sólo en un país se generan cada año, como consecuencia de la actividad fabril, millones de toneladas de residuos industriales, en buena parte tóxicos y peligrosos. Millones de toneladas. Y eso que la cifra nacional de residuos tóxicos y peligrosos no suele incluir los residuos de la minería (frecuentemente con inquietantes metales pesados, como los del célebre vertido de Doñana). Porque de incluir estos la cifra se multiplicaría extraordinariamente.
Hasta hace no mucho apenas había control alguno sobre estos residuos. Consecuencia de ello son situaciones, por ejemplo, como las cientos de miles de toneladas de residuos de la fabricación del pesticida lindano que persistirán durante mucho tiempo en los suelos en diversos puntos del País Vasco, como también persistirán los famosos lodos tóxicos con metales pesados que se vertieron sin control , hasta el punto de rellenar con ellos por completo la Bahía de Portman (Murcia) . Podríamos citar muchos otros casos que han dejado contaminados muchos rincones de nuestra geografía.
También es preocupante que, en la transición desde la falta de control casi total que existía, a otra con un control mayor pero nunca suficiente, se denunciasen situaciones fraudulentas preocupantes.

Pero el problema va más allá de las situaciones irregulares y se extiende a aquellas, parece que ahora más generalizadas, en las que se juzga que hay “control”. Y es que es evidente que el que hoy en día buena parte de esos millones de toneladas de desechos acaben en instalaciones de “gestión”o “tratamiento” –como puedan ser vertederos industriales, incineradoras, cementeras u otras- tampoco debería movernos a una excesiva complacencia. Para que comprendan lo que les digo les recomiendo que visiten si pueden alguna de estas instalaciones donde se “gestionan” estos residuos, como el colosal vertedero tóxico de Nerva (Huelva) , en el que se amontonan cientos de miles de toneladas de los más variados residuos tóxicos y peligrosos, sin más “gestión” que su enterrado con dudosísimos sistemas de aislamiento. Son instalaciones con una serie de riesgos evidentes –que no excluyen combustiones espontáneas, e incluso explosiones por la mezcla de compuestos, fugas, lixiviados y otras posibilidades, como las derivadas de catástrofes naturales-, que, además, dejan marcados a los territorios en los que se emplazan dificultando mucho sus perspectivas de futuro.
Hay un problema de base que nace de un error de partida. El error de , no habiendo prevenido en origen la producción de una serie de residuos peligrosos y ,dando esto por bueno, conformarse luego con “gestionarlos”. Es lo que se denomina una “solución” de “final de tubería”, que convierte en negocio la existencia de un problema en lugar de prevenirlo. En definitiva vivir del problema y no de su solución. Hoy en día el negocio de la “gestión” de los residuos es extraordinariamente próspero, uno de los más boyantes en Occidente, ya que la producción de estos no para de crecer. Pero habría que plantearse si es lo más inteligente permitir que los montones de residuos sigan creciendo o que estos sean quemados –en incineradoras o cementeras- con los riesgos de emisiones que ello trae consigo.
No obstante, no debemos olvidar que no solo los residuos de las grandes industrias , aunque estos sean más aparatosos o llamativos, representan un problema. Por cuestiones de espacio no podemos extendernos mucho , pero no conviene dejar de citar otras cuestiones, como los miles de basureros urbanos , grandes y pequeños, que durante mucho tiempo funcionaron y que hoy en día, aunque hayan sido clausurados buena parte de ellos, siguen representando un problema. Durante años se vertieron en ellos todo tipo de elementos, además de la materia orgánica, desde pilas con mercurio o cadmio hasta electrodomésticos o recipientes con materias peligrosas que permanecen ahora bajo tierra pero que, a través de su filtración, siguen rezumando hacia las aguas superficiales y subterráneas por ejemplo.
En cualquier caso, y por volver al argumento anterior acerca de las grandes fuentes de polución, fijarnos solo en la contaminación de grandes industrias y olvidar la suma de la que generan otras muchas empresas menores, e incluso la que podemos producir desde los propios hogares, por ejemplo a través del alcantarillado urbano, sería desenfocar la cuestión.




external image toneladas.gif


Enlace externo:
Imagen:rionegro.com.ar


Cultura contra la contaminación


Bienes Naturales y modelo productivo
Jueves 31 de mayo de 2007, por Rosario Hasperué *

“Si hoy la basura es un negocio para algunos, les decimos que nuestra salud no se negocia”, señalaron desde la Asamblea Popular de Brandsen que continúa junto a otros distritos dándole batalla a la contaminación. Esta vez la actividad fue un jornada cultural que se realizó ayer desde las 12 en la Plaza San Martín de la ciudad de La Plata, ubicada entre la Casa de Gobierno y la legislatura bonaerense.
La original protesta con música popular, convocó a las Asambleas de Vecinos de La Plata, E. Gómez, C. Brandsen, Abasto, Romero, El Peligro, Urquiza, La Granja, El Rodeo, González Catán, Villa Domínico, Berazategui, Hudson, F. Varela, Punta Indio, Wilde, La Matanza, Ensenada y Punta Lara, que exigieron “el estricto cumplimiento del convenio firmado ante la Suprema Corte de Justicia por parte de la Ceamse”. Por lo tanto reclaman “el cierre definitivo del Relleno de Punta Lara el próximo 9 de diciembre de 2007”.
Las murgas inauguraron la jornada que comenzó al mediodía, y luego de los bombos leyó un documento Santiago, que con tan solo 10 años tiene bien en claro una cosa: quiere vivir en un mundo sano. Entonces exigió “tienen que tapar la basura, no la tapan porque dicen que se les mojó por la lluvia, pero ellos tienen que tener galpones para guardarla”.
“Hay que reciclar la basura” propuso Santiago, que ya es integrante de la Asamblea Vecinal de Punta Lara, desde donde se organizó un novedoso sistema de reciclaje solidario. Y qué mejor que empezar por casa, Santiago cuenta cómo lo hace él “Los papeles se pueden hacer de nuevo. La yerba y todo lo vegetal se pueden tirar a un tacho con lombrices, y dentro de un año tenés humus, que es muy bueno para las plantas”. Y luego explicó qué hacen con los materiales de deshecho que no pueden reducir en el domicilio “un día nos reunimos todos en el barrio y con un señor que se llama Felipe, arreglamos que tenga un traje con un logo, y todos los que tenemos ese logo en la casa, le damos la basura. Felipe se lleva por ejemplo cartones y botellas, que le sirven para vender”.
Esta es una de las maneras que las comunidades encuentran para resolver problemas que cada día son más urgentes, porque se relacionan con enfermedades y con la contaminación del suelo, el agua y el aire. Pero las comunidades saben que hay responsabilidades que los empresarios y los gobernantes no pueden eludir y las respuestas integrales deben darse a través del Estado.
Los vecinos proponen que cada municipio se haga cargo de la basura, exigen a los gobiernos municipales la implementación de políticas de minimización, reducción, separación selectiva en origen, recuperación y reciclado de la basura; al gobierno provincial que aporte los fondos necesarios para su implementación; y apoyan la creación de una ley de envases a nivel nacional o provincial.
“Queremos que se respete el derecho a gozar de un ambiente sano, siendo también el deber de todos los habitantes conservarlo y protegerlo (art. 28 d ela Constitución Provincial); y el cierre definitivo de la Ceamse, que fue creada por la dictadura militar y sigue actuando con la misma impunidad, sin respetar las leyes sancionadas por la Democracia” señalaron en un documento los asambleístas.
Jorge Oss, músico responsable de la “Movida cultural” de la que participaron 15 bandas de música, explicó que el evento surge “porque hicimos muchas marchas y cortes de ruta, en las que tuvimos aceptación de la gente, pero creemos que ahora hay que cambiar de estrategia. Esta es una manera de “molestar” con música a todo volumen, sanamente e intelectualmente”. Y es que hay una cultura, que se expresa en toda clase de manifestaciones contra este sistema de saqueo de recursos y contaminación. Es la cultura del pueblo, que se une y lucha por la vida.
Para más información consultar la página:www.noalabasura.com.ar o comunicarse vía mail a la dirección: asambleapopulardebrandsen@gmail.com
Un modelo productivo sin contaminación.
Nancy Lamarque, secretaria General de la CTA Brandsen y de la Asamblea Popular de ese distrito, expresó “Es importante generar conciencia en torno a este tema, porque todos los habitantes de este suelo nos perjudicamos con medidas que se toman a nuestras espaldas y a favor del enriquecimiento de unos pocos”. La dirigente, señaló que la cuestión de fondo en el tema ambiental “tiene que ver con poder decidir en qué condiciones queremos vivir”.
Hay que señalar que desde hace varios años las comunidades se vienen organizando a través de Asambleas, y que los reclamos iniciales relacionados a problemáticas ambientales locales, dejan hoy de ser sectoriales, y se comienzan a realizar planteos integrales y solidarios sobre realidades que afectan a toda la Provincia.
En tanto, desde la CTA Buenos Aires se siguen realizando reuniones semanales, en un plan de acción provincial que tienda a la resolución de los conflictos de la CEAMSE, de la contaminación Industrial, del PCB, entre otros, pero además el desafío es construir una propuesta de desarrollo sustentable, alternativo al actual modelo productivo que es de explotación, empobrecimiento, contaminación y muerte. Frente a esto, las comunidades están luchando por un modelo de trabajo, distribución de la riqueza, medio ambiente sano y vida para todos.

Fuente:
http://www.agenciacta.org.ar/article5167.html



Residuos Hospitalarios

reshos.jpg
Enlace externo:
Imagen:www.dadiscartagena.gov.co/index.php?...


Los residuos sólidos hospitalarios son aquellas sustancias, materiales, subproductos sólidos, líquidos, gaseosos, que son el resultado de una actividad ejercida por el generador; que se define como la persona natural o jurídica que produce residuos hospitalarios relacionados con la prestación de servicios de salud por lo cual se implementa la gestión integral que abarca el manejo, la cobertura y planeación de todas las actividades relacionadas con los residuos hospitalarios desde su generación hasta su disposición final.

Los desechos sólidos son aquellos desechos que se generan en gran cantidad en las instituciones de salud que por sus características, composición y origen requieren de un manejo específico para evitar la propagación de infección.




CLASIFICACIÓN DE RESIDUOS HOSPITALARIOS


La clasificación de las basuras se debe exigir y promover en todas las instituciones prestadoras de servicios de salud. Es importante crear una conciencia tanto al generador de los desechos como al recolector, si no se hace una eliminación correcta se pone en riesgo no solo la vida de los seres humanos si no también del medio ambiente que lo rodea. En una institución de salud se tienen pacientes que requieren el mayor esfuerzo por parte de todo el personal para contribuir a su mejoría, el manejo de los desechos hospitalarios de forma correcta ayudan a cumplir este propósito.

- No peligrosos: son aquellos residuos producidos por el generador en este caso la institución de salud en el desarrollo de su actividad, estos no representan ningún tipo de riesgo para la salud humana o el medio ambiente. Los residuos no peligrosos se clasifican en:

- Biodegradables: son los residuos naturales que al interactuar con el medio ambiente se desintegran sin causar alteraciones a este; como los vegetales, alimentos, papel higiénico, jabones o detergentes y otros residuos que pueden ser transformados fácilmente en materia orgánica.

- Reciclables: los residuos reciclables no se descomponen fácilmente pueden someterse a un proceso de reciclaje22 donde se aprovechan para ser transformados. Los residuos sólidos recuperados se convierten en materia prima para la fabricación de nuevos productos. Los elementos reciclables son: papel, plástico, vidrio, radiografías, entre otros.

- Inertes: su degradación natural no permite la transformación en materia prima, requiere de grandes periodos de tiempo. Se pueden nombrar algunos como el icopor, papel carbón y algunos plásticos.

- Ordinarios o comunes: son los generados en oficinas, pasillos, áreas comunes, cafeterías, sala de espera y en general en todos los sitios de la entidad hospitalaria.

- Peligrosos: los residuos peligrosos son capaces de producir enfermedad son los que tienen algunas de las siguientes características: infecciosos, combustibles, inflamables, explosivos, reactivos, radioactivos, volátiles, tóxicos; lo que representa un riesgo para la salud humana y el medio ambiente. De igual manera se consideran peligrosos envases o empaques que hayan estado en contacto con ellos. Estos residuos se clasifican en:

- Infecciosos: los residuos infecciosos desencadenan una contaminación biológica debido a la presencia de microorganismos patógenos (bacterias, parásitos, virus, hongos) que pueden llegar a producir algún tipo de enfermedad infecciosa y se dividen según su composición en biosanitarios, anatomopatológicos, corto punzantes, que se describen así:

- Biosanitarios: son los elementos que estuvieron en contacto con materia orgánica, sangre o fluidos corporales del paciente, entre estos elementos se pueden mencionar: gasas, apósitos, vendajes, drenes, guantes, sondas, toallas higiénicas o cualquier otro elemento desechable que haya tenido contacto con el paciente.

- Anatomopatológicos: dentro de estos están los residuos patológicos humanos, incluyendo biopsias, tejidos, órganos, partes y fluidos corporales, que se remueven durante necropsias, cirugías u otros, incluyendo muestras para análisis.

- Corto punzantes: elementos que por sus características cortantes pueden dar origen a un accidente con riesgo biológico. Los más usados en las instituciones de salud son: hojas de bisturí, cuchillas, agujas, ampollas de vidrios.

- Químicos: son residuos que debido a su composición y dependiendo de su concentración, tiempo de exposición pueden causar la muerte, lesiones graves, efectos nocivos para la salud o el medio ambiente; estos se clasifican en: fármacos parcialmente consumidos, residuos citotóxicos, metales pesados, reactivos, contenedores presurizados.
- Fármacos parcialmente consumidos, vencidos o deteriorados: provienen de sustancias que han sido empleadas en cualquier tipo de procedimiento.

- Metales pesados: están en los objetos o elementos en desuso contaminados o que contengan metales pesados como: plomo, cromo, cadmio, antimonio, bario, níquel, mercurio.

- Residuos citotóxicos: se encuentran en los excedentes de fármacos usados para realizar tratamientos oncológicos y en elementos utilizados en su aplicación.

- Reactivos: son las sustancias que pueden generar gases, vapores, humos tóxicos, explosión, colocando en riesgo tanto la salud humana como el medio ambiente.

- Contenedores presurizados: corresponden a los empaques llenos o vacíos de gases anestésicos, medicamentos, óxido de etileno y otros elementos.

- Aceites usados: son los que contienen una base mineral o sintética que se generan en labores de mantenimiento y laboratorio entre ellos se encuentran lubricantes de motores, grasas, aceites de equipos.

- Radioactivos: están presentes en las sustancias emisoras de energía continua en forma alfa, beta o de fotones cuya interacción con la materia da lugar a rayos X.

Enlace externo:
www.dadiscartagena.gov.co/index.php?...
(actualizado: lunes, 11 de Mayo de 2009 20:26)

reshosd.jpg

Enlace externo:
Imagen: asiescucuta.com


Residuos Industriales



resind.gif

Enlace externo:
Imagen: elsoto.org


Clasificación francesa antigua de los residuos industriales según nocividad

Categoría
Productos
Residuos industriales tóxicos y peligrosos
Aceites usados, disolventes usados,
Alquitranes, tintas, restos de tratamiento

Inertes (escombros, etc.)
No inertes (plásticos, caucho, materias fermentables)
Otros residuos
Residuos industriales específicos
Envases y embalajes que no hayan contenido residuos peligrosos, trapos, etc.

Enlace externo:
www.educarchile.cl/.../VerContenido.aspx?...

Residuos de la construcción



Se entenderá por Residuos de la Construcción (Rescon) a todos aquellos sólidos generados en faenas tales como: la construcción, reconstrucción, reparación, alteración, ampliación y demolición de edificios, y obras de urbanización de cualquier naturaleza, sean urbanas o rurales.
La generación de estos residuos de la actividad de la construcción, al igual que muchas actividades industriales desarrolladas en áreas urbanas, es una fuente constante de generación de residuos. Se calcula que actualmente la generación anual es del orden de 5 millones de toneladas.
En muchos casos la disposición de los Rescon se hace en vertederos ilegales y microbasurales. Según un estudio (EWI, 1994) cerca del 60% de los residuos inertes depositados en vertederos ilegales corresponden a residuos de la construcción.
Los residuos de la construcción se componen de muchos elementos, los cuales se detallan a continuación
:




external image articles-35449_tabla.gif


external image articles-35449_Composicion.gif


Enlace externo:
www.conama.cl/rm/568/article-35449.html


Basura espacial

Se denomina basura espacial a todo objeto artificial presente en las órbitas terrestres y que ya está en desuso. Esta basura está formada por satélites que ya cumplieron su vida útil, cohetes y fragmentos de ellos derivados de colisiones y explosiones, miles de pedazos de aparatos desprendidos por diferentes causas y objetos provenientes de la actividad de los astronautas fuera de las naves o desechos originados en las propias estaciones espaciales.

Estos elementos de basura espacial constituyen un verdadero peligro para las expediciones científicas debido a las elevadas velocidades a las que se mueven, la situación de la basura espacial solo podrá mejorar si se realizan esfuerzos coordinados y sistemáticos para prevenir el riesgo de impactos…
La basura espacial puede llegar a ser un problema serio muy pronto, por lo que se han hecho intentos de “limpiar” el espacio, pero hasta ahora con poco éxito, por falta de posibilidades tecnológicas y, sobre todo, porque no es viable desde el punto de vista económico.
La National Aeronautics and Space Administration (NASA), la Agencia Espacial Europea (ESA), el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES) la Agencia India de Investigaciones Espaciales, entre otros organismos aúnan esfuerzos para resolver esta situación. Todos coinciden en que lo primero es detectar la basura con la ayuda de radares, después se deberían enviar transbordadores a recoger esos desperdicios, ”una especie de camión de basura cósmico“, pero el costo de cada lanzamiento puede superar el medio millón de euros, por lo cual tener este servicio para capturar esos objetos inútiles genera el rechazo por parte de muchos gobiernos.
Curiosamente la propia actividad cósmica tiene su propio sistema de limpieza sin intervención humana, ya que la densidad de la atmósfera varía siguiendo ciclos de unos 11 años, ciclos que corresponden a los picos de la actividad solar, así la atmósfera aumenta de volumen, y los objetos entran en rozamiento con ella, parte de ellos cae a la Tierra y otra parte se disuelve en las capas altas. Este sistema de autolimpieza no es suficiente pero imitándolo también se analizan varias medidas para atraer la basura espacial hacia la atmósfera terrestre.
Dato curioso: un guante perdido por el astronauta del Geminis, Edward White, en 1965, durante una caminata espacial, se convirtió durante el mes que estuvo en órbita en “la prenda de vestir más peligrosa de la historia“, pues viajaba a una velocidad de 28 mil kilómetros por hora.

basuraespac.jpg

Enlace externo:
Imagen: i285.photobucket.com/.../ basura_espacial_3.jpg