Video: CALENTAMIENTO GLOBAL de Omnilife.com




Enlace externo: http://omnilife.com/videos/videos_varios/calentamiento.swf

Calentamiento Global


El calentamiento global es un incremento, en el tiempo, de la temperatura media de la atmósfera terrestre y de los oceános. La teoría del calentamiento global postula que la temperatura se ha elevado desde finales del siglo XIX debido a la actividad humana, principalmente por las emisiones de anhídrido carbónico que incrementaron el efecto invernadero. La teoría predice, además, que las temperaturas continuarán subiendo en el futuro si continúan las emisiones de gases invernadero
La denominación "calentamiento global" generalmente implica la actividad humana. Una denominación más neutral, cambio climático, se utiliza normalmente para designar a cualquier cambio en el clima, sin entrar en discusiones sobre su causa. A veces se utiliza la fórmula Cambio climático antropogénico para indicar la existencia de influencia humana.
Aunque la discusión frecuentemente se centra en la temperatura, el calentamiento global o cualquier tipo de cambio climático implican cambios en otras variables: las precipitaciones globales y sus patrones, la cobertura de nubes y todos los demás elementos de nuestro sistema atmosférico se verán afectados por la disminución de la emisión de emisión de radiación infrarroja hacia el espacio, debido a los cambios en las concentraciones de gases efecto invernadero en el ambiente.
El cuerpo multi-gubernamental y científico encargado de su análisis global es el IPCC (Inter-Governmetal Panel on Climate Change o Panel Inter-Gubernamental sobre el Cambio Climático). El Protocolo de Kioto es una de sus líneas de acción más visibles, promotor de una reducción de emisiones contaminantes (principalmente gases de invernadero) por parte de los países industrializados.

Fuente: Wikipedia, la Enciclopedia Libre



Efectos del calentamiento global

espacio.gifcalentamiento2.JPG



Calentamiento Global, Arma de Destrucción Masiva


Los combustibles quemados hoy afectan el calentamiento de dentro de 30 a 50 años. Hoy estamos viendo temperaturas relacionadas con las emisiones de combustibles de 1960, cuando el consumo era mucho menor. Las emisiones de hoy, se expresarán en la atmósfera aproximadamente en el 2040.
Levene sostiene que el Lloyd's, como otras aseguradoras internacionales, se están preparando para un aumento en catástrofes climáticas vinculadas al calentamiento global.
Asimismo, realizando sus tareas como jefe de inspectores de armas en Irak, Hans Blix dijo: "Para mí la cuestión del medio ambiente es más preocupante que la de la paz y la guerra. Tendremos conflictos regionales y uso de la fuerza, pero ya no creo que ocurran conflictos mundiales. Pero el medio ambiente, ése sí es un peligro agudo y creciente. Estoy más preocupado por el medio ambiente que por algún conflicto militar de envergadura." Sir John Houghton, co-presidente del panel intergubernamental sobre cambio climático, concuerda. " El calentamiento global ya nos ha caído encima" dijo, "El impacto del calentamiento global es tal que no tengo dudas de describirlo como un arma de destrucción masiva." Entonces, ¿Qué es lo que ellos saben que George W Bush no sepa?
El tiempo es la historia/relato, el clima es la trama / complot. Estamos carbonizando los océanos, con serias consecuencias para la vida en ellos. Al amanecer el siglo XXI, los niveles de dióxido de carbono en los océanos estaban aumentando más rápidamente que en cualquier tiempo desde la era de los dinosaurios. En un informe publicado el 25 de septiembre del 2003 en Nature, los oceanógrafos Ken Caldeira y Michael E.Wickett escribieron: "Encontramos que la absorción oceánica de CO2, proveniente de los combustibles fósiles, puede resultar en mayores cambios de pH durante los próximos siglos, que cualquier cambio inferido en el historial geológico de los últimos 300 millones de años, con la posible excepción de aquellos resultantes de eventos extremos e inusuales como el impacto de un "bólido" o un escape catastrófico de hidrato de metano (un "bólido" es un cuerpo extra-terrestre grande, usualmente de por lo menos media milla en diámetro, quizá más grande, que impacta con la tierra a una velocidad aproximadamente igual a la de una bala desplazándose en el aire.)
El aumento de los niveles de dióxido de carbono en los océanos podría amenazar la salud de varios organismos marinos, comenzando con el plancton, en la base de la cadena alimenticia. "Si continuamos por el camino que estamos transitando, produciremos cambios mayores que los experimentados en los 300 millones de años pasados -con la posible excepción de eventos inusuales y extremos como el impacto de cometas-" advirtió Caldeira, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore. Desde que empezaron a medirse los niveles de dióxido de carbono sistemáticamente a nivel mundial en 1958, su concentración en la atmósfera ha aumentado un 17 por ciento.
Hasta ahora, algunos expertos en clima habían afirmado que los océanos ayudarían a controlar el aumento de dióxido de carbono actuando como filtros. Sin embargo, Caldeira y Michael Wickett dijeron que el dióxido de carbono que es despedido de la atmósfera entra a los océanos como ácido carbónico, alterando gradualmente la acidez del agua de los océanos. De acuerdo a sus estudios, el cambio producido en el último siglo, ya alcanza la magnitud del cambio ocurrido en los 10.000 años que precedieron la era industrial. Caldeira señaló a la lluvia ácida, producto de las emisiones industriales, como la posible precursora de los cambios en los océanos. "La mayoría de la vida marina reside en la superficie, donde se esperaría el mayor cambio, pero la vida marina de mayor profundidad puede resultar ser más sensible a estos cambios" afirmó Caldeira.
El plancton marino y otros organismos cuyos esqueletos o conchas contienen carbonato de calcio, que se disuelven con soluciones ácidas, pueden ser particularmente vulnerables. Los arrecifes coralinos, que ya son perjudicados por la polución; las temperaturas oceánicas en ascenso; y otros agentes nocivos, están compuestos casi exclusivamente de carbonato de calcio. "Es difícil predecir qué es lo que va a ocurrir porque no hemos realmente estudiado el alcance del impacto" dijo Caldeira."Pero podemos decir que si continuamos con nuestras actividades como hasta ahora, veremos cambios significativos en la acidez de los océanos del mundo.
En la misma línea, el calentamiento de los mares también está devastando el plancton, erosionando la cadena alimenticia oceánica. El calentamiento global está contribuyendo a un "derretimiento ecológico" con efectos devastadores para las zonas pesqueras, la flora y la fauna. El "derretimiento" comienza en la base de la cadena alimenticia, ya que el ascenso de la temperatura de los mares mata al plancton. La población de aves marinas y las reservas de pesca están declinando también.
Científicos de la fundación Sir Alistair Hardy para la ciencia oceánica en Plymouth, Inglaterra, que han estado monitorizando el crecimiento de plancton en el Mar del Norte por más de 70 años, han dicho que el calentamiento sin precedentes del Mar del Norte tiene como consecuencia el desplazamiento del plancton a cientos de millas hacia el norte. Este ha sido reemplazado por una especie más pequeña de aguas cálidas, que es menos nutritiva. La sobre-pesca de bacalao y otras especies tuvo cierto impacto, pero las reservas de pescado no se han recuperado luego de la reducción de las cuotas de pesca permitidas.
El número de salmones que retornan a las aguas británicas es ahora la mitad de lo que solía ser 20 años atrás, y la disminución de la población de plancton es un factor central. " Se ha producido un cambio de régimen y toda la ecología del Mar del Norte ha cambiado dramáticamente" dijo el Dr. Chris Reid, director de la Fundación. "Estamos presenciando un colapso en el sistema tal como lo conocemos. La captura de salmón y bacalao ya ha disminuido y estamos obteniendo pescados más pequeños. Estamos observando evidencia del cambio climático en un ecosistema de gran-escala.
Es probable que veamos un mayor calentamiento, con temperaturas similares a las de la costa atlántica de España o de aun más al sur, generando un cambio completo de la ecología."
Investigaciones de la Sociedad Real británica para la protección de las aves ha establecido que las colonias de aves marinas en las cercanías de la costa de Yorkshire y de las islas Shetlands han sufrido este año su peor época de cría desde que comenzaron a efectuarse los registros, con abandono de sus nidos. La población de aves marinas esta disminuyendo en gran parte por que los lanzones están disminuyendo. Los lanzones se alimentan de plancton. Este estudio se concentró en los kittiwakes, una especie de ave marina, pero otras especies que se alimentan de lanzones, como los frailecillos y las alcas, también se han visto seriamente afectadas.
Los lanzones también constituyen, por peso, de un tercio a la mitad de la captura del Mar del Norte. Los barcos-factoría daneses los han capturado en enormes cantidades, para convertirlos en bolas pequeñas de comida para cerdos y pescado. Durante el verano del 2003, la flota naviera danesa capturó solo 300.000 toneladas de su cuota de 950.000 toneladas, un récord de baja captura.


Incendio para desmonte forestal


espacio.gifincendio3.JPG


Cuidado Con Los Eructos De Metano!


Los gases de combustión de las camionetas 4x4 de ayer, no resultan en la creciente temperatura de hoy, no inmediatamente. A través de un complicado ciclo de retroalimentación, los combustibles quemados hoy afectan el calentamiento de dentro de 30 a 50 años. Hoy estamos viendo temperaturas relacionadas con las emisiones de combustibles de aproximadamente 1960, cuando el consumo de combustible era mucho menor. Las emisiones de combustible de hoy, se expresarán en la atmósfera aproximadamente en el 2040.
Los niveles crecientes de gases invernadero cerca de la superficie mantienen el calor allí, impidiendo el avance de la radiación a las capas más altas de la atmósfera. Al calentarse la superficie, la estratosfera se enfría. Las reacciones químicas que consumen el ozono que nos protege de las radiaciones ultravioletas se aceleran a medida que el aire se enfría. Por lo tanto, el área donde el ozono ha descendido por debajo de niveles apropiados, en la Antártida, se mantiene en un tamaño cerca del récord a pesar del hecho de que los clorofluorocarbonos, culpables de la reducción de ozono, fueron prohibidos hace más de 15 años.
En su libro "Cuando la vida casi murió: La extinción masiva más importante de todos los tiempos" (Londres: Thames and Huston, 2003) Michael J. Benton describe una extinción masiva al final del período permiano, aproximadamente 250 millones de años atrás, cuando al menos el 90 por ciento de la vida en la tierra murió. La extinción probablemente se inició con masivas erupciones volcánicas en Siberia.
De acuerdo con las teorías actuales, las erupciones introdujeron enormes cantidades de dióxido de carbono en la atmósfera, causando una cantidad de reacciones bióticas que aceleraron el calentamiento global en aproximadamente 6 grados centígrados. En un capítulo titulado " ¿Qué causó la mayor catástrofe de todos los tiempos?" Benton esquematiza cómo el calentamiento (que se acompañó de anoxia o falta de oxígeno) pudo haberse alimentado a sí mismo: "Quizá el efecto invernadero de finales del período permiano haya sido simple.
De la erupción de los volcanes siberianos se despidió dióxido de carbono, lo que llevó a un aumento de la temperatura global de 6 grados centígrados aproximadamente. Las frías regiones polares se volvieron cálidas y la tundra se descongeló. El "derretimiento" debió penetrar en las bolsas de hidrato de metano localizadas alrededor de los océanos polares, e inmensos volúmenes de metano debieron explotar hacia la superficie de los océanos en enormes burbujas.
Esta entrada extra de carbono en la atmósfera causó un mayor calentamiento, que puede haber derretido, a su vez, mayor cantidad de reservas de hidrato de metano. De esta forma el proceso continuó, cada vez más rápido. Los sistemas naturales que normalmente reducen los niveles de dióxido de carbono no pudieron operar y, eventualmente, el sistema entró en una espiral fuera de control, causando el mayor colapso en la historia de la vida"
La falta de oxígeno de esta inmensa expulsión global de metano, dejó a los animales terrestres luchando por respirar, causando la mayor extinción masiva de la historia de la Tierra, según sugiere la nueva investigación. Greg Retallack, un experto en suelos prehistóricos, de la Universidad de Oregon, ha especulado que la propia "expulsión" de metano fue de tal magnitud que causó la extinción masiva por falta de oxígeno, fatal en los animales terrestres. Bob Berner de la Universidad de Yale, ha calculado que la cascada de efectos sobre las áreas terrestres húmedas y los arrecifes coralinos puede haber reducido los niveles de oxígeno en la atmósfera del 35 por ciento a solo el 12 por ciento en 20.000 años. La vida marina también se debe haber asfixiado en las aguas carentes de oxígeno.
Hoy, eventos de 250 millones de años atrás, son más que de interés académico, porque los 6 grados centígrados que Benton estima desencadenaron estos hechos, son casi iguales al pronóstico de la IPCC sobre del aumento de la temperatura del planeta Tierra para finales de este siglo.
En Cambio Abrupto del Clima (2002) Richard B.Alley escribió que el clima puede cambiar rápidamente ( hasta 16 grados centígrados en una década o dos) "cuando causas graduales empujen al sistema terrestre al límite. Algo así como la presión creciente de un dedo que eventualmente da vuelta rápidamente un interruptor y prende la luz...." La mitad del calentamiento global del Norte Atlántico desde la última era del hielo se alcanzó, escribe Alley, en una década.
El récord de temperatura de Groenlandia, de acuerdo con el estudio de Alley, se parece más a una fila irregular de dientes filosos que a un pasaje gradual de una época a otra. De acuerdo con Alley, "Los proyecciones sobre el calentamiento global, vaticinan un aumento en las precipitaciones globales, aumento en la variabilidad de las precipitaciones, y sequías de verano en el interior de varios continentes, inclusive en regiones productoras de granos. Estos cambios podrían producir más inundaciones y sequías." Las emisiones humanas de gases invernadero pueden aportar el incremento suficiente para desencadenar ese cambio rápido.

Para el año 2000, el ciclo hidrológico parecía estar cambiando más rápido que las temperaturas. El aire más cálido mantiene mayor humedad, haciendo a la lluvia (y a veces la nieve) más intensa. El aire más cálido también aumenta la evaporación, paradójicamente intensificando la sequía al mismo tiempo. Con el calentamiento sostenido, los lugares habitualmente húmedos generalmente parecen estar recibiendo más lluvia que antes; los lugares secos a menudo reciben menos lluvia y son propensos a experimentar sequías más persistentes.
En muchos lugares, sequías o inundaciones se han transformado en el régimen meteorológico del día. La humedad atmosférica aumenta más rápidamente que la temperatura; en los Estados Unidos y Europa, el aumento de la humedad atmosférica fue del 10 al 20 por ciento desde 1980 hasta el 2000. "Es por eso que se ve el impacto del calentamiento global especialmente en intensas tormentas e inundaciones como las que hemos visto en Europa" Kevin Trenberth, un científico que trabaja con el Centro Nacional para la investigación atmosférica (NCAR), le dijo al Financial Times de Londres.
Como si vinieran para corroborar los modelos de climas, el verano del 2002 presentó un número de hechos climáticos extremos, especialmente en cuanto a las precipitaciones. La lluvia excesiva arrasó Europa y Asia, inundando ciudades y pueblos y matando por lo menos a 2000 personas, mientras que sequías y altas temperaturas chamuscaron las ciudades del este y oeste de Estados Unidos. Los escépticos del cambio climático argumentaban que el tiempo es siempre variable, pero otros observadores notaron que los extremos parecían ser mas frecuentes que antes. Un año después, siguiendo las inundaciones episódicas durante el verano del 2002, Europa experimentó algunas de las temperaturas más altas (y más sostenidas en el tiempo) en su historia registrada, causando (según varias estimaciones) entre 19.000 y 35.000 muertes. Se estropearon hasta el 80% de las cosechas en el este de Alemania, escenario de una de las peores inundaciones del 2002.
"En un clima más cálido, las posibilidades de encontrarte con demasiado o con demasiado poco, son mayores" dijo el Dr. Wallace, un profesor en ciencias atmosféricas en la Universidad de Washington. Científicos que trabajan para el gobierno, han medido un aumento en tormentas de chaparrón en los Estados Unidos durante el siglo pasado. "En los últimos 50 años, expresó Wallace, las precipitaciones invernales en Sierra Nevada han estado dándose cada vez más en forma de lluvia, aumentando los riesgos de inundación, en vez de nevada, que es lo que provee de agua a los agricultores y pozos por igual a medida que se derrite en primavera.
El reporte del Consejo Mundial del Agua recopiló estadísticas que indican que entre 1971 y 1995, las inundaciones afectaron a más de 1.5 billones de personas en todo el mundo, o 100 millones de personas al año. Aproximadamente 318.OOO han muerto y más de 18 millones se han quedado sin hogar. El costo económico de estos desastres se ha calculado en aproximadamente $ 300 billones en los años noventa mientras que en los años sesenta fue de 35 billones. El calentamiento global está causando cambios en los patrones meteorológicos a medida que las poblaciones migran hacia áreas vulnerables, aumentando el costo de eventos meteorológicos individuales, dijo William Cosgrove, vicepresidente del Consejo Mundial de Agua. Los científicos citados por el Consejo Mundial del Agua esperan que los cambios climáticos que ocurran en el transcurso del siglo XXI traerán estaciones lluviosas intensas y más cortas en algunas áreas, así como sequías mas largas e intensas en otras áreas, poniendo en peligro algunas cosechas y especies, y causando una reducción en la producción mundial de alimentos.
Abundan ejemplos sobre aumentos de extremos en precipitaciones. Noviembre del 2002, diciembre del 2002, y enero del 2003 fueron los meses más secos de Minneapolis-St Paul's en su historia registrada. A esto le siguieron los meses que van desde junio a octubre que fueron los más lluviosos en más de 100 años. En diciembre del 2002, Omaha experimentó su primer mes sin registrar lluvias en cantidades medibles. En marzo del 2003, habiendo soportado el año más seco de su historia registrada en 2002, Denver, Colorado, registró 76 centímetros de nieve en una tormenta. Algunas áreas de la parte delantera de la sierra, amenazada por la sequía, recibieron hasta 10 pies de nieve en una misma tormenta. Luego de esa tormenta, el clima seco retornó.
Aproximadamente la mitad de los Estados Unidos estuvo bajo serias condiciones de sequía durante el verano del 2002. La sequía fue ocasionalmente interrumpida por lluvias torrenciales. El 13 de septiembre del 2002, por ejemplo, Denver, amenazado por la sequía, fue inundado por diluvios provenientes de una tormenta eléctrica de rápido movimiento que causó inundaciones generalizadas.
Eventos similares ocurrieron en SALT Lake City. Diez días después, un chaparrón inundó a Atlanta, igualmente amenazada por la sequía. El 10 de septiembre del 2002, el equivalente a seis meses de lluvias, cayó en tan solo unas horas en los departamentos de Gard, Herault y Vaucluse en el sur de Francia, ahogándose al menos 20 personas. En el pueblo de Sommieres, cerca de Nimes, un arroyo usualmente pequeño se desbordó hasta alcanzar una anchura de 300 metros, interrumpiendo el tráfico terrestre.
Los suburbios de Chicago recibieron entre 20 y 33 centímetros de lluvia en la noche del 12 de agosto del 2002, en un verano que incluyó inundaciones devastadoras en Praga y Dresden, como también en partes del sur de China. La India tuvo un monzón variable, algunas áreas se inundaron mientras que otras experimentaron sequías. Las inundaciones severas de Europa durante el 2002, quizá sean un indicador de un patrón emergente, de acuerdo a Jens H and Ole B. Christensen, quienes modelaron patrones de precipitación en Europa bajo condiciones de calentamiento que quizá sean prominentes en el área, desde el 2070 hasta el 2100. "Nuestros resultados", escribieron en Nature, "indican que los episodios de inundaciones severas pueden volverse más frecuentes, a pesar de la tendencia general hacia veranos más secos". La tendencia hacia la sequía o las inundaciones se intensificará ya que el calentamiento distorsiona el ciclo hidrológico. Una atmósfera en calentamiento, va a contener mayor vapor de agua, que va a proveer un mayor potencial para liberar calor latente durante la formación de los sistemas de baja presión, con lo cual posiblemente se intensifiquen esos sistemas y también haga que haya más agua disponible para precipitaciones." Escribieron Christensen y Christensen.
La cantidad de precipitación media anual en los Estados Unidos ha venido aumentando de 2 a 5 % por década, de acuerdo al científico atmosférico Ken Trenberth y sus colegas (que escriben en el boletín de la sociedad meteorológica americana Bulletin of the American meteological Society) con "la mayor parte del aumento relacionado con la temperatura y, por lo tanto con la capacidad atmosférica de retención de agua...... existe una clara evidencia de que las medias de precipitaciones han cambiado en Estados Unidos....se esperan menos lluvias - o nevadas- pero más intensas". Las tormentas individuales se verán fomentadas por el desprendimiento de calor latente, que proporciona aún mayor humedad a las tormentas individuales.
Generalmente, las mayores temperaturas aumentan la evaporación, con algún enfriamiento compensatorio cuando hay agua disponible. El aumento en la evaporación intensifica la sequía, la cual, hasta cierto grado, se agrava a sí misma a medida que la humedad se va agotando llevando a "un aumento del riesgo de olas de calor e incendios en asociación con esas sequías, ya que una vez que la humedad de la tierra se ha agotado, entonces todo el calor se dirige al aumento de la temperatura y al marchitamiento de las plantas."
En regiones montañosas, escribió Trenberth, " Los "glaciares" (snowpack) son un recurso vital, no solo para los esquiadores, sino como una fuente de agua fresca en la primavera y en el verano, cuando la nieve se derrite. El calentamiento, acorta la temporada de nieve con más precipitaciones cayendo en forma de lluvia y no de nieve; derritiendo más temprano la nieve que hay; y causando mayor evaporación y desgaste. Todos estos factores contribuyen a disminuir los glaciares. En el verano del 2002, en la parte oeste de Estados Unidos, unos glaciares excepcionalmente pequeños y la subsiguiente baja humedad de la tierra, probablemente han contribuido sustancialmente a la intensa sequía generalizada, debido a la importancia del reciclado ( en el ciclo hidrológico). ¿Podría ser éste un signo del futuro?


Agujero de Ozono

espacio.gifozono.JPG



Efecto invernadero y otras antropogenias climáticas


Lo que aterroriza a los políticos de EE.UU. en lo más profundo, es que es cierto que existe un fenómeno planetario de calentamiento global, y podrían hacer algo para encarar el calentamiento global, pero ello significaría un costo impresionante para la industria del país y para su sistema de vida.

Desde que algunos investigadores presentaron hace ya décadas la preocupante hipótesis de que existía un fenómeno planetario de calentamiento global antropogénico designado descriptivamente como "efecto invernadero", las polémicas sobre su existencia arreciaron.
Con el paso del tiempo, sin embargo, fue constituyéndose un consenso creciente sobre semejante fenómeno, y cuando se realiza la conferencia mundial de clima en Kyoto en 1997 prácticamente todos los climatólogos están de acuerdo en su existencia. Con una excepción: el equipo de especialistas que representa a EE.UU. niega esa hipótesis.
Con ello sobreviene la negativa de EE.UU. a firmar el timidísimo convenio propuesto en Kyoto (sobre la base de las emisiones registradas en 1990, bajar hacia 2012 un 5% las emisiones de gases causantes del efecto invernadero, en particular dióxido de carbono, que es uno de los gases más abundantes del planeta, producto de la combustión del oxígeno). En realidad, investigaciones presentadas en ese encuentro estimaban que para controlar satisfactoriamente el "efecto invernadero" había que encarar la disminución del 60% de tales gases, no del 5%...
En lo que va de 1997 a 2004, el convenio siguió sin implementarse porque no se cumplían las condiciones mínimas acordadas: que por lo menos el 55 % de los países que abarquen por lo menos el 55 % de las emisiones, lo ratificaran. La negativa de EE.UU., que cubre más de un tercio de las emisiones mundiales, dificulta alcanzar esas cotas (exige casi la unanimidad del resto del mundo), aunque la reciente incorporación de Australia a los firmantes augura una inminente entrada en vigencia.
Pese a que lo acontecido entre 1997 y 2004 no hace sino confirmar cada vez más la existencia de llamativos cambios climáticos: el gobierno estadounidense, sus sucesivas administraciones, han persistido en la misma posición, negando toda responsabilidad humana en cualquier cambio climático de los que se están registrando, como el derribo de las barreras de hielos antártico y ártico, el derretimiento de casquetes de nieve en el Kilimanjaro en el corazón africano, por ejemplo, y otra serie de fenómenos que la mayor cantidad de climatólolgos entienden como trastornos originados por el calentamiento planetario originado por el hombre.
El gobierno de Bush Jr. y las presidencias anteriores han sido particularmente reluctantes a asumir cualquier responsabilidad ambiental por parte de EE.UU. Tanto es así, que entre 1990 y 2004 no sólo no las han reducido según el convenio sino que las han aumentado en un 11% (en tanto la UE ha reducido las suyas en un 4%)

Fuente: http://www.ambienteyenergia.com/ht.

Mientras los técnicos que sirven a la estrategia de poder de EE.UU. se aferran, curiosamente, en este caso al in dubbio pro reo, con el cual alegan que hasta que no haya pruebas contundentes de la responsabilidad humana en los cambios y trastornos climáticos hay que presuponer la total irrelevancia de los actos humanos, los científicos preocupados y las organizaciones ecologistas incluso de EE.UU. y de prácticamente casi todo el mundo, insisten en que las dimensiones de la incidencia humana en el planeta (quema de combustibles, contaminación química y cada vez más biológica, aumento poblacional, desmantelamiento de bosques, selvas, ríos, montes) es tal que hay que actuar precautoriamente, y a la brevedad. El riesgo de catástrofe absolutamente fuera de control es tan pero tan grande y sobre nuestro único hábitat (véase "La carrera espacial", p. 32), que tomar recaudos parece lo sensato. La pregunta en todo caso es si la timidez, la casi insignificancia de los acuerdos de Kyoto, podrían alcanzar para inflexionar las curvas del proceso.
"¡No es cierto, no es cierto! ¡Y nada podemos hacer con eso! Así resume Mickey Kaus la actitud de la Casa Blanca ante el calentamiento planetario. Lo que aterroriza a los políticos de EE.UU. en lo más profundo, es que sí, es cierto que existe, y podrían hacer algo para encarar el calentamiento global, pero ello significaría un costo impresionante para la industria del país y para su sistema de vida", resume el periodista Matthew Engel en su "Road tu ruin" (Guardian Weekly, Londres, 6/11/03).

Uno podría preguntarse acerca de los avales que tiene el gobierno de EE.UU. para negar el carácter antropogénico de cambios climáticos. Va de suyo que los cambios provocados por el hombre no invalidan los que se producen "naturalmente"; ciertamente el planeta conoció muchísimos y radicales cambios climáticos antes que el hombre pusiera el más mínimo pie en tierra (descendiera de los árboles como una de las hipótesis más firmes señala). El climatólogo Osvaldo Canziani es categórico sobre el particular: "No tienen ninguna razón científica. Los industriales no quieren disminuir su producción, simplemente." (cit. p. Martín de Ambrosio en "Kyoto, protocolo roto", Buenos Aires, Futuro, Página12, 24/11/04).
En lo que va del año, como un rayo en cielo sereno, apareció un documento del Pentágono sobre la cuestión. Un documento de militares de los que se sienten con derecho a regir el mundo. Pero que han sentido alarma en un aspecto crucial. A diferencia de las discusiones habidas en Kyoto en 1997 en que se especulaba sobre desastres ambientales por la acumulación del efecto invernadero para dentro de varias décadas o siglos, el informe pentagonal agudiza los términos dramáticamente: restringe los plazos incluso a menos de una década.
Nunca creímos en profecías y menos a fecha fija, como con más altanería que sabiduría intelectual anuncian los autores del mencionado informe "secreto". Pero la afirmación de que Inglaterra vivirá un clima siberiano en el 2020 es por lo menos llamativa. Y los anuncios de catástrofes más cercanas todavía en el tiempo para países con costas bajas también. Los autores: Peter Schwartz, consultor de la CIA y del Royal Dutch/Shell Group y Doug Randall, otro empresario.
Lo cierto es que el derretimiento de los polos puede convertir al planeta en un verdadero infierno: la hipótesis muy trajinada por climatólogos de que la invasión de aguas árticas al Atlántico podría bloquear la vital corriente del Golfo, convertiría paradójicamente a Europa, a la Europa del Norte, en una región con frío insoportable (estamos hablando del Reino Unido, Islandia, Noruega, e islas menores, por lo menos).
Por su parte las zonas tórridas del planeta pasarían a ser totalmente invivibles hasta para los humamos que hoy en día sí viven allí. Lo mismo sus cultivos y sus animales de cría. Los cultivos templados, como los de tantos cereales (trigo, centeno, maíz) serían barridos de la faz de la Tierra por la tropicalización. La expansión de especies patógenas, sobre todo en los ámbitos cálidos, sería sobrecogedora; pensemos en hongos (a menudo venenosos), ácaros, insectos, microorganismos.
La frutilla del postre con este meneado informe es que la Casa Blanca lo ocultó durante varios meses, indudablemente estremecidos por "la novedad". Fue finalmente a través de una filtración a la prensa, The Observer [periódico británico fundado en el s. XVIII] que salió a la luz. Recordemos que lleva la firma del Pentágono... todo lleva a pensar que Bush Jr. ha entrado en otro cortocircuito...

Randall, consultado luego de "la explosión mediática" dijo, por ejemplo, que "posiblemente es demasiado tarde para prevenir que ocurra un desastre. No sabemos exactamente en qué momento estamos. Podría comenzar mañana y no lo sabríamos durante cinco años." (cit. p. The Observer, 22/2/04). Más allá de la puerilidad tan hollywoodense de que pueda comenzar mañana un proceso que en el informe dan por comenzado, la observación revela igual la gravedad de la situación. Willy Meyer, presentando en 1987 el excelente documental alemán Klima im koma (en Naturaleza y medio ambiente en cine y TV, Buenos Aires, Instituto Goethe, 1990) decía con preciso vuelo poético: "La Tierra tiene fiebre".
Sólo una ceguera en el colmo de su egoísmo puede llegar a lucubrar títulos como el de Clarín Rural el 28 de febrero de 2004: "El cambio climático beneficiaría a la soja." (*)

Recuadro
"Entretanto, a todos los consumidores estadounidenses se les ha pedido una tarea para la defensa ambiental: que compren helados Ben & Jerry de crema, porque se les asegura que un tanto por ciento de las ganancias de su fabricante Unilever van a ir a parar a 'iniciativas que tengan que ver con el efecto invernadero'." "Uy, uy" remata Matthew Engel ante tan formidable medida (op. cit.).
(*) En su "fundamentación" persiste la ceguera que otorga el auto-interés: "La mayor concentración de dióxido de carbono hará aumentar los rendimientos". Vale la pena recordar una observación del climatólogo Osvaldo Canziani: las plantaciones de soja aguantan mucha más temperatura que las de cereales (´si el trigo permanece a más de 30º por más de ocho horas no fructifica´:, cit. p. Martín de Ambrosio, "Cuando el clima se marchita", Futuro P12, 24/11/01). El neocolonialismo sojero de parabienes.



Alimentando al Mundo bajo el Cambio Climático


La agricultura Industrial contribuye enormemente al calentamiento global, cada vez es más improductiva y altamente dependiente del petróleo que se está agotando. Ni tampoco podrá seguir alimentándonos una vez que el cambio climático realmente se establezca. Es de suma urgencia que se adopte una agricultura diferente.
El cambio climático ya es una realidad

El cambio climático es en gran medida el problema más desalentador que la humanidad jamás haya enfrentado. El panel intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) en su último informe avizora un cambio en la temperatura de hasta 5.8 grados para este siglo. Sin embargo, el IPCC no tomó en cuenta una serie de factores críticos incluyendo la aniquilación de nuestros bosques tropicales y de otra vegetación. Éstos contienen seiscientos mil millones de toneladas de carbono - casi lo que está en la atmósfera ? de las cuales gran parte probablemente será emitida en las décadas próximas por las actividades cada vez más descontroladas de las grandes compañías madereras. El director general del Programa para el Ambiente de las Naciones Unidas indicó recientemente que solo un milagro podría salvar a los últimos bosques tropicales del mundo. El IPCC tampoco considera el daño terrible perpetrado por la agricultura industrial moderna con sus máquinas y arsenales enormes de agrotóxicos en los suelos del planeta. Nuestros suelos contienen mil seiscientos billones de toneladas de carbono, más del doble contenido en la atmósfera. Gran parte de este carbono será emitido en las próximas décadas; a menos que haya una reconversión rápida hacia prácticas agrícolas sostenibles y orgánicas. El Centro Hadley de la Organización Meteorológica Británica, por el contrario, ha tomado en cuenta éstos y otros factores dentro de sus modelos más recientes, y ha concluido que la temperatura media mundial aumentará en hasta 8.8 grados en este siglo.
Otros climatólogos, que incluyen factores a menudo omitidos, son más trágicos. El IPCC dice que podemos esperar un aumento considerable de olas de calor, tormentas, inundaciones, y la diseminación de enfermedades tropicales en áreas templadas, afectando la salud de seres humanos, ganado y cultivos. También predice un aumento en el nivel del mar hasta ochenta ocho centímetros en este siglo, afectando (por la intrusión del agua marina en los suelos subyacentes de las tierras cultivables y también por inundaciones temporales y permanentes) cerca del 30% de las regiones agrícolas del mundo. Si el Centro Hadley está en lo correcto, las implicaciones serán más devastadoras. El descongelamiento de las capas de hielo de la Antártica, del ártico, y particularmente, de Groenlandia ocurrirán más rápido de lo predicho por el IPCC. Esto reduciría la salinidad de los océanos, que a su vez debilitaría, si es que no las desvía por completo, a las corrientes marinas, tales como la corriente del Golfo, de su actual curso. Y si eso continúa, eventualmente congelaría las áreas que actualmente gozan de un clima templado, como el norte de Europa.

Fuente:http://www.i-sis.org.uk/isisnews

De hecho, es irónico que el calentamiento global pueda ocasionar congelamiento local o regional. Por si fuera poco, tenemos que tomar en cuenta que si paráramos mañana el consumo de combustibles fósiles, nuestro planeta continuaría calentándose, por lo menos, 150 años más, a causa del tiempo de permanencia del dióxido de carbono, el gas más importante del efecto invernadero en la atmósfera, mientras que los océanos continuarán calentándose, por lo menos, por unos mil años más. Todo lo que podemos hacer es tomar aquellas medidas - y se requieren las más dramáticas para retrasar el proceso de calentamiento - de modo que cuando nuestro clima eventualmente se estabilice, nuestro planeta permanezca, por lo menos, habitable. El cambio climático está sucediendo más rápido de lo predicho. Esto se está haciendo evidente, entre otras cosas, por las sequías prolongadas en muchas partes del mundo. Cuatro años de sequía en gran parte de África ha ocasionado que de treinta a cuarenta millones de personas padezcan hambre. Al mismo tiempo, se darán varias sequías en los principales centros de cultivos básicos del mundo: el cinturón de maíz americano, las estepas canadienses, y el cinturón australiano de trigo reducirán notablemente las exportaciones de cereales. El clima en Europa en el 2002 fue terrible. Las inundaciones masivas en Alemania están costando, por lo menos, 13 mil millones de dólares. Terribles tormentas al norte de Italia, con granizos del tamaño de una pelota de tenis, destruyeron cosechas sobre una gran extensión, y la sequía en Europa meridional redujo drásticamente las cosechas. Yo mismo fui a través de arboledas verdes de oliva en la provincia sureña de Foggia y no vi ni una sola aceituna en algún árbol. Desastres relacionados con el clima fueron incluso más destructivos en el 2003 y el 2004. Todo esto es el resultado de un aumento de no más de 0.7 grados en la temperatura global. ¿Cómo serán las cosas cuando tengamos que producir nuestros alimentos en un mundo cuya temperatura media ha aumentado en 2 o 3 grados, sin llegar a los 5 - 8 grados como se nos ha dicho sucederá a fines de este siglo?


Emisiones de óxido nitroso y metano


Cada vez es más claro que el cambio climático y sus diversas manifestaciones mencionadas arriba serán los desafíos más importantes para nuestra capacidad de alimentarnos en las próximas décadas. No podemos sentarnos y esperar a que las cosas empeoren. Tenemos que hacer todo lo posible para transformar nuestro sistema de producción de alimentos y ayudar a combatir el calentamiento global y, al mismo tiempo, alimentarnos en condiciones menos favorables. La agricultura industrial moderna por sus mismas naturaleza contribuye enormemente a los gases causantes del efecto invernadero. Actualmente, es responsable del 25% de las emisiones del bióxido de carbono del mundo, del 60% de las emisiones de gas metano y del 80% de óxido nitroso, todos ellos poderosos gases del efecto invernadero. El óxido nitroso se genera por la acción de las bacterias desnitrificadoras cuando la tierra es convertida en campos agrícolas. Cuando los bosques tropicales son transformados a pastizales, las emisiones de óxido nitroso aumentan el triple. Es decir, la transformación de la tierra está conduciendo a la emisión de medio millón de toneladas al año de nitrógeno en forma de óxido nitroso. El óxido nitroso es 310 veces más potente que el bióxido de carbono como gas del efecto invernadero, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, aunque las concentraciones atmosféricas del óxido nitroso son afortunadamente menos que una milésima que las del bióxido de carbono - 0.31ppm (partes por millón) comparados con 365 ppm.
Los fertilizantes nitrogenados son otra fuente importante de óxido nitroso. Alrededor de 70 millones de toneladas de nitrógeno al año son aplicadas a los cultivos y contribuyen casi con el 10% de las 22 millones de toneladas de óxido nitroso, que son emitidas anualmente. Con el aumento sustancial de las aplicaciones de fertilizantes, especialmente en los países en vías de desarrollo, las emisiones de óxido nitroso debido a la agricultura podrían duplicarse en los próximos 30 años. En los Países Bajos, que tienen la agricultura más intensiva del mundo, casi 580 kilogramos por hectárea de nitrógeno en forma de nitratos o sales del amonio son aplicados cada año como fertilizantes y, por lo menos, el 10% de ese nitrógeno va directamente a la atmósfera, sea como amoníaco u óxido nitroso. El crecimiento de la agricultura también está aumentando las emisiones de metano. En las últimas décadas, ha habido un aumento substancial en la cantidad de ganado - vacuno en particular - en gran parte, como resultado, de la conversión de los bosques tropicales en pastizales. El ganado emite grandes cantidades de metano y la destrucción de los bosques para su reproducción también está contribuyendo al aumento en las emisiones de dos de los gases más importantes del efecto invernadero. A nivel mundial, las emisiones de metano producido por el ganado ascienden a unos 70 millones de toneladas. Con métodos modernos de producción, el ganado es alimentado cada vez más con una dieta rica en proteínas, especialmente cuando son alimentados con forrajes. Tales ganados emiten considerablemente más gas metano que los alimentados con hierba. Incluso la fertilización de prados con compuestos nitrogenados puede disminuir la captación de metano por parte de las bacterias y aumentar la producción de óxido nitroso, elevando en consecuencia las concentraciones atmosféricas de ambos gases.
La expansión de los arrozales también ha aumentado seriamente las emisiones de metano. El arroz cultivado con agua lluvia produce mucho menos metano que el arroz cultivado con fertilizantes nitrogenados.

La Agricultura Industrial es alta consumidora de energía



Los componentes más consumidores de energía de la agricultura industrial moderna son la producción de fertilizantes nitrogenados, la maquinaria agrícola y la irrigación con bombas. Estos contabilizan más del 90% de la energía usada directa o indirectamente en la agricultura y todos son esenciales para ella. Las emisiones de carbono a partir de la quema de combustibles fósiles para actividades agrícolas en Inglaterra y Alemania eran de 0.046 y 0.053 toneladas por hectárea, comparadas con solo las 0.007 toneladas de los sistemas agrícolas no mecanizados, es decir, siete veces más bajo. Esto concuerda con lo estimado por Pretty and Ball, que para producir una tonelada de cereales o vegetales usando la agricultura moderna requiere de 6 a 10 veces más energía que empleando métodos agrícolas sustentables. Se puede argumentar que un cambio hacia fuentes de energía renovables tales como energía eólica, solar o células de combustible evitarán tener que reducir el consumo de energía para proteger nuestro clima. Sin embargo, esta sustitución necesaria tomaría décadas; cerca de 50 años según algunos cálculos. Se requiere una reducción radical de las emisiones de gases ahora si tomamos en serio las predicciones del Centro Hadley de que el aumento en la temperatura en los próximos 30 años comenzará a transformar nuestros principales sumideros de dióxido de carbono y metano - bosques, océanos y suelos - en fuentes. Si eso ocurre, entraremos en un proceso irreversible de una reacción en cadena hacia temperaturas más elevadas e inestabilidad climática.


Agricultura sustentable: un asunto de urgencia

Debemos desarrollar un sistema agrícola que no ocasione estos terribles problemas y que además ayuden a revitalizar y reconstruir nuestros suelos. Dicho sistema agrícola tendría mucho en común con aquellos practicados por nuestros ancestros y que todavía son utilizados por algunas comunidades en ciertas partes remotas del Tercer Mundo.
Pueden ser "poco rentables" dentro del contexto de una sociedad industrial cortoplazista y aberrante, pero son los únicos diseñados para alimentar localmente a las personas de una manera realmente sustentable. Significativamente, las autoridades más respetadas en agricultura sustentable, entre ellos Jules Pretty y Miguel Altieri, utilizan el término "agricultura sostenible" como sinónimo de "agricultura tradicional". Si la agricultura tradicional es la solución para alimentar a las personas bajo el cambio climático, uno se podría preguntar por qué los gobiernos y las agencias internacionales son tan empecinados en evitar que las comunidades tradicionales practiquen y sustituyan la agricultura industrial moderna en sus tierras.

La respuesta es que la agricultura tradicional no es compatible con el proceso de desarrollo que nosotros estamos imponiendo a los países del Tercer Mundo, menos aún con la economía global, y mucho menos con los intereses inmediatos de las corporaciones transnacionales que controlan todo. Que esto sea así queda claro a partir de los siguientes dos reportes del Banco Mundial. En el primero, sobre desarrollo en Papua-Nueva Guinea, el Banco Mundial admite que "una característica de la agricultura de subsistencia de Papua Nueva Guinea es su riqueza relativa".
De hecho, "la generosidad de la naturaleza del país produce lo suficiente para alimentar con un esfuerzo relativamente bajo". ¿Por qué entonces cambiarlo? La respuesta está clara, "Hasta que los campesinos de subsistencia cambien sus formas de vida tradicionales por el aumento de nuevos patrones de consumo, la reducción de fuentes de empleo hará que sea difícil introducir nuevos cultivos", por ejemplo, aquellos requeridos para producción a gran escala para la exportación.
No obstante, en el informe Berg del Banco Mundial se reconoce que los pequeños agricultores son administradores excepcionales de sus propios recursos "de su tierra y capital, fertilizantes y agua". Y también se reconoce que el dominio de este tipo de agricultura de subsistencia "presenta obstáculos para el desarrollo agrícola". Los campesinos tienen que ser inducidos a producir para el mercado, adoptar nuevos cultivos y asumir nuevos riesgos".


La agricultura industrial está de salida


Nos guste o no, la agricultura industrial moderna está de salida. Es un hecho que cada vez es menos eficiente. Ahora los beneficios por el uso de fertilizantes están disminuyendo. La Organización Mundial para la Alimentación y la Agricultura de los Naciones Unidas (FAO) admitió en 1997 que la producción de trigo en México y EE.UU. no mostró ningún aumento en 13 años. En 1999, la producción mundial de trigo bajó por segundo año consecutivo a cerca de 589 millones de toneladas, un 2% menos desde 1998. Los fertilizantes son demasiado costosos y como McKenney lo explica, ?la salud biológica de los suelos está siendo afectada por la ambición desmedida de una fertilidad rápida y fácil, comprometiendo la productividad y los fertilizantes son cada vez menos efectivos". Las malas hierbas, los hongos, los insectos y otras plagas son asombrosamente adaptables. Quinientas especies de insectos ya han desarrollado resistencia genética a los pesticidas, al igual que 150 enfermedades vegetales, 133 clases de malas hierbas y 70 especies de hongos. La reacción es aplicar aún más venenos más costosos y poderosos, cuyo costo anual en EE.UU. asciende a 8 billones de dólares sin contar con el costo de aplicarlos en la tierra. Los agricultores están perdiendo la batalla, las plagas están sobreviviendo al impacto químico pero los campesinos no. Más y más agricultores están abandonando sus tierras, y la situación seguramente empeorará. Estamos siendo testigos de la introducción forzada de cultivos genéticamente modificados por parte de las agencias internacionales en contubernio con los gobiernos nacionales, como resultado del masivo cabildeo de una industria biotecnológica cada vez más poderosa. Los cultivos transgénicos, al contrario de lo que nos dicen, no aumentan la producción. Requieren más insumos incluyendo más herbicidas, cuyo uso se supone iba a reducirse drásticamente al igual que el agua de riego. También, la ciencia sobre la cual están basados está seriamente cuestionada. Nadie sabe con certeza cuáles serán las consecuencias inesperadas de introducir, por una técnica muy rudimentaria, un gen específico en el genoma de una criatura totalmente diferente. Las sorpresas están a la espera y algunas podrían causar graves problemas de diversa índole.
Conclusión
La agricultura industrial contribuye enormemente al cambio climático; progresivamente es más improductiva y altamente dependiente del petróleo que también se está agotando. Nuestra única opción es cambiar sustancialmente hacia una agricultura sustentable de bajos insumos, que no sólo alimente al mundo, sino que aminore las peores manifestaciones del cambio climático.


Tsunami Indonesia


espacio.giftsunami2.JPG

Comercio de Carbono. La Compra del Derecho a Contaminar


Por Carmelo Ruiz Marrero
Contamine sin preocupaciones. Contribuya al calentamiento global "y al desastre que el cine anticipa" sin que su imagen corporativa se vea afectada. Ya hay empresas que le venden sumideros de carbono, equivalentes a los contaminantes que usted arroja a la atmósfera

EL CALENTAMIENTO GLOBAL ha dado lugar a un nuevo tipo de comercio: el comercio de carbono. Esta nueva actividad consiste en la compra y venta de "servicios ambientales". Tales servicios, que incluyen la remoción de gases que causan el efecto de invernadero de la atmósfera, son identificados y adquiridos por firmas de eco-consultoría y después vendidos a individuos o corporaciones para "compensar" sus emisiones contaminantes. Algunas organizaciones no gubernamentales y negocios "ecológicos" favorecen el comercio de carbono y lo ven como una solución en la que todos ganan, que reconcilia la protección del ambiente con el imperativo capitalista de rentabilidad. Pero hay ambientalistas y organizaciones de base que sostienen que este comercio no es ninguna solución al calentamiento global pues no atiende las causas del problema.
Funciona de la siguiente manera: una firma de eco-consultoría le hace una eco-auditoría a un cliente y llega a un cálculo presumiblemente exacto de cuánto carbono liberan a la atmósfera las actividades que realiza. El carbono es el denominador común en todos los gases contaminantes que causan calentamiento global. La firma busca por todo el globo servicios ambientales que puedan compensar las emisiones de sus clientes. Estos servicios son usualmente bosques y proyectos de siembra de árboles y se les conoce como sumideros de carbono (los árboles remueven carbono de la atmósfera y lo fijan " secuestran" en su madera). Usando una variedad de metodologías, el corredor de servicios ambientales llega a un cálculo de cuánto carbono secuestra un sumidero particular, le asigna un valor monetario y lo vende a alguno de sus clientes. El cliente entonces puede restar de su cuenta de carbono la cantidad de carbono secuestrada por el sumidero que compró. Cuando un cliente posee suficientes sumideros como para compensar todas sus emisiones se puede jactar de no estar causando contaminación alguna. El comercio de carbono tiene el visto bueno del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), prestigioso cuerpo científico que asesora la Convención sobre Cambio Climático y también está autorizado por el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kyoto, acuerdo internacional para afrontar la amenaza del calentamiento global. Contrario a lo que muchos ecologistas creen, el Protocolo no contempla realmente reducciones sustanciales en las emisiones de gases contaminantes. Compromete a los países industrializados a reducciones de sólo 5.2% debajo de los niveles de ese año. Sin embargo, el IPCC advirtió que para evitar un desastre global estas reducciones deben ser de 60% debajo de los niveles de emisiones de 1990. El MDL es uno de tres mecanismos "flexibles" de mercado en el Protocolo. Los otros dos son el comercio de emisiones, en el cual países industralizados comercian entre sí permisos para contaminar, e Implementación Conjunta, en el que los países industrializados financian proyectos de mitigación de cambio climático en el antiguo bloque soviético.

Los participantes del comercio de carbono incluyen:
· Firmas que proporcionan asesoría y corretaje de sumideros de carbono, como EcoSecurities, NatSource, Co2e.com y Climate Change Capital.
· Empresas dedicadas a "validar" y "verificar" las cantidades de carbono fijadas o secuestradas por los sumideros, como Det Norske Veritas y Societe General de Surveillance, ambas europeas.
· Organismos de las Naciones Unidas, como el Programa para el Desarrollo (PNUD) y el Programa Ambiental (PNUMA), que ayudan a las corporaciones a investigar y hacerse de nuevos sumideros.
· Organizaciones ambientalistas, como las estadunidenses World Resources Institute y Environmental Defense.
· Instituciones de la banca multilateral como el Banco Mundial, el cual estableció el Fondo Prototipo de Carbono.
· Climate Care y Future Forests, ambas firmas asentadas en Inglaterra, son entes privados que han llevado la voz cantante en favor del comercio de carbono mediante el despliegue de grandes campañas publicitarias. Climate Care es un grupo sin fines de lucro que vende sumideros de carbono a individuos y compañías y usa el dinero para invertir en proyectos ecológicos, como protección de la vida silvestre en Uganda, eficiencia energética en la isla de Mauritius en el océano Indico, y micropresas en Bulgaria. Los clientes de Climate Care son en su mayoría agencias de viaje y ecoturismo, como Ecotours, Whale Watch Azores y Nature Trek.
· Future Forests, empresa con fines pecuniarios, dice en su página web: "Le ayudamos a ver cuánto CO2 (dióxido de carbono) es producido por las actividades que usted realiza, y sugerimos maneras en que usted puede reducir esas emisiones. Lo que no pueda reducir, nosotros se lo podemos neutralizar (o compensar), sembrando árboles que reabsorban el CO2 o invirtiendo en proyectos que reduzcan emisiones de CO2, como aquellos que usen recursos de energía renovable." Los clientes de Future Forest incluyen a celebridades como Pink Floyd, Simply Red, Kitaro y el cineasta Ridley Scott, y corporaciones como Fiat, Mazda, Volvo, la cadena hotelera Marriott, BP, Price Waterhouse Coopers, Warner Brothers y Harper Collins.
Algunos grupos ecologistas creen que el comercio de carbono y el concepto de servicios ambientales no contrarrestan realmente el calentamiento global. En mayo de 2004 varios grupos emitieron un comunicado contra Climate Care y Future Forests, protestando contra lo que consideran "propaganda engañosa" de estas firmas.

Heidi Bachram, de Carbon Trade Watch, declaró: "Nos preocupa que estas compañías están indirectamente obstruyendo la verdadera solución al calentamiento global, la cual es reducir y finalmente detener la quema de combustibles fósiles... La idea de que la gente puede quemar combustibles fósiles y sembrar árboles para limpiar el dióxido de carbono resultante es simplemente equivocada. Esta falsa "solución" sólo mantendrá a la gente extrayendo petróleo y carbón en lugar de intentar cambiar a energías limpias"
"Pretender que una tonelada de carbono almacenada en árboles es lo mismo que una tonelada de carbono fósil ignora los conceptos más elementales del ciclo natural del carbono", dijo Jutta Kill, quien dirige Sinkswatch.
"Hay gran controversia científica en torno a cuánto dióxido de carbono puede sacar del aire una siembra de árboles y por cuánto tiempo. Hay una diferencia entre sembrar árboles, lo cual beneficia al clima, y sembrar árboles como parte de un programa que sanciona la continuación de la quema de combustibles fósiles, lo cual no beneficia al clima", sostuvo Mandy Haggith, de Worldforests.
"La verdadera solución es la conservación de energía, la reducción del consumo, un uso de recursos más equitativo, y distribución de fuentes energéticas de bajo impacto limpias y renovables", dijo el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales, que es muy crítico del MDL y del uso de sumideros de carbono. "Aunque sea casi una perogrullada decirlo, la voluntad política de los gobiernos será necesaria. Esta es escasa, y cuando existe se tiene que enfrentar a intereses muy poderosos e implacables".
A finales del año 2002 el Goddard Institute for Space Studies (NASA) informó que las temperaturas globales de ese año batirían un nuevo récord al ubicarse como el segundo año más caliente del que se tenga registro, solo superado por las temperaturas registradas durante 1998.
Las temperaturas se están elevando a escala global. Los 15 años más calurosos desde que se tiene registro (1867) han ocurrido desde 1980. Los tres años más calurosos han ocurrido en los últimos cinco años.


Febreo 19, 2006

Groenlandia, los glaciares y deshielos


Este es un tema que está en los medios de forma constante porque los tiempos se acortan y las evidencias no se pueden esconder como antes. Con esto quiero decir que salieron muchas notas explicando que Groenlandia podía derretirse en 1.000 años; y esto se repitió de forma reiterada en los medios por meses. La pregunta obvia de todos era, ¿ porqué se hace tanto ruido por algo a suceder en tan lejano plazo?
La única razón de repetir por meses la misma noticia es apenas para ir llevando la atención de las personas hacia un determinado hecho. Ahora las cosas cambian y se informa que el aumento del nivel del mar y deshielos en ambos polos son un hecho y que los mil años no son más mil años.

Esto dice ahora el mundo científico
Los glaciares se están deslizando hacia el agua mucho más rápido que lo que se creía anteriormente, este fue el comentario de un científico en una conferencia en St. Louis, US
Se pensaba que Groenlandia entera podría derretirse en unos 1.000 años, pero es evidente que está sucediendo a mayor velocidad y ahora mismo. Como consecuencia el nivel de los mares se va a elevar más rápido de lo previsto
Detalles de estudios hechos por los investigares de NASA y la Universidad de Kansas y publicado en la Revista Science indican que la cantidad de hielo que llega al Atlántico ha doblado en número los últimos cinco años. Si toda la capa de hielo de Groenlandia se derrite completamente elevaría el nivel de los mares en alrededor de 7 metros por encima de lo que vemos hoy. El deshielo en Groenlandia y la elevación del nivel de las aguas es de dos a tres veces mayor que en 1996.
"Estamos preocupados porque el nivel del mar crece 10 veces más rápido y no sabemos como vamos a lidiar con ello"; dice Eric Rignot desde la Agencia Espacial (NASA) en el Jet Propulsion Laboratory en California
Las estimativas previas eran de que tomaría cientos de años para que Groenlandia se derrita totalmente; ahora esta estimativa de tiempo se acortó de manera tal que la situación del deshielo y desprendimiento de glaciares se ha convertido en un acertijo impredecible porque actualmente y de acuerdo a los rápidos cambios de temperatura esto sucede de forma muy rápida
En 1996 Groenlandia perdía alrededor de 100 kilómetros cúbicos por año. En el 2005 esto se incrementó a 220 kilómetros cúbicos. Para comparar, la ciudad de Los Angeles usa un kilómetro cúbico por año.

Monitoreo Satelital
En los últimos 20 años la temperatura ambiente en el sudeste de Groenlandia se elevó en 3º C. Temperaturas más calidas hacen que se derrita más hielo de superficie y esto a su vez hace que esta agua derretida alcance la base donde la capa de hielo choca con los glaciares . Esto a su vez actúa como un lubricante y hace que los glaciares se deslizen hacia el mar.
Ya no son uno o dos glaciares costeros de Groenlandia que están en progreso de regresión y liberando más hielo al mar; ahora son docenas de glaciares y es posible, de acuerdo a algunos estudios, que todos los glaciares se desprendan velozmente. Los estudios satelitales del total de los glaciares muestran que se están moviendo rápidamente hacia el norte y desprendiendo enorme cantidades de hielo. En los últimos cinco años todo el conjunto de glaciares se movió hacia el norte unos 1.600 Km.
Eric Rignot dijo: "No creemos que esto sea algo momentáneo o que se vuelva a la normalidad anterior, muy por el contrario".
La capa de hielo de Groenlandia cubre 1.7 millones de Km2 y tiene 3 Km. de espesor .


Kristen Mariana Neiling Dirección - The Camino / Cambios Planetarios www.thecamino.com.ar