Energía de la biomasa. Impacto ambiental


La biomasa es la masa seca total de organismos existentes en un área determinada, sea ésta la superficie de un terreno o del agua. La biomasa puede expresarse en unidades de energía por superficie o por cantidad de materia orgánica seca por superficie. Por ejemplo, la biomasa de un bosque puede ser de 40 kg por m² y la de un pastizal de 1 kg por m².
La mayor cantidad de biomasa de un ecosistema terrestre está representada por las plantas. Las plantas aumentan la biomasa fijando el CO2 de la atmósfera mediante el proceso de fotosíntesis.


La energía de la biomasa es un tipo de energía renovable procedente del aprovechamiento de la materia orgánica e inorgánica formada en algún proceso biológico o mecánico, generalmente, de las sustancias que constituyen los seres vivos (plantas, ser humano, animales, entre otros), o sus restos y residuos. El aprovechamiento de la energía de la biomasa se hace directamente (por ejemplo, por combustión), o por transformación en otras sustancias que pueden ser aprovechadas más tarde como combustibles o alimentos.


external image generacion%20de%20biomasa.jpg



La energía de los ecosistemas


Las cadenas aliemntarias son cortas y, en general, no tienen más de tres o cuatro eslabones o niveles tróficos. Una cadena trófica no puede alargarse demasiado, fundamentalmente por dos causas:
- la primera, relacionada con el espacio en el que se desarrolla un ecosistema que limita su propio funcionamiento. Vemos un ejemplo, si un herbívoro, como el guanaco, necesita cierta extensión de estepa para vivir, un carnívoro tendrá que poder cazar sobre un territorio aun más amplio, y así sucesivamente, limitando el número neto de eslabones posibles ya que un carnívoro de tercer o cuarto orden necesitaría un espacio enorme para sobrevivir.
- la segunda, relacionada con la transferencia de energía de un eslabón a otro: de la energía solar que es interceptada por la Tierra, menos de una milésima parte es necesaria para hacer funcionar la biosfera. En cada eslabón sucesivo sólo una pequeña parte es aprovechada, disminuyendo la energía disponible para el siguiente eslabón.
Además de la energía disponible en un nivel trófico determinado, sólo alrededor del 10% es utilizada para generar nueva materia orgánica en el nivel siguiente.

Fuentes: Bisheimer, Chirino, Feresin, Fernández, Ferretti, Soave. Biología 1: transformaciones de la materia y la energía en los seres vivoos. 1a edición.- Buenos Aires: Doceorcas, 2003.

- http://es.wikipedia.org/wiki/Energ%C3%ADa_de_la_biomasa



La biomasa incluye la madera, plantas de crecimiento rápido, algas cultivadas, restos de animales, etc. Es una fuente de energía procedente, en último lugar, del sol, y es renovable siempre que se use adecuadamente.
La biomasa puede ser usada directamente como combustible. Alrededor de la mitad de la población mundial sigue dependiendo de la biomasa como fuente principal de energía. El problema es que en muchos lugares se está quemando la madera y destruyendo los bosques a un ritmo mayor que el que se reponen, por lo que se están causando graves daños ambientales: deforestación, pérdida de biodiversidad, desertificación, degradación de las fuentes de agua, etc.
También se puede usar la biomasa para prepara combustibles líquidos, como el metanol o el etanol, que luego se usan en los motores. El principal problema de este proceso es que su rendimiento es bajo: de un 30 a un 40% de la energía contenida en el material de origen se pierde en la preparación del alcohol.
Esto se hace en depósitos en los que se van acumulando restos orgánicos, residuos de cosechas y otros materiales que pueden descomponerse, en un depósito al que se llama digestor. En ese depósito estos restos fermentan por la acción de los microorganismos y la mezcla de gases producidos se pueden almacenar o transportar para ser usados como combustible.
El uso de biomasa como combustible presenta la ventaja de que los gases producidos en la combustión tienen mucho menor proporción de compuestos de azufre, causantes de la lluvia ácida, que los procedentes de la combustión del carbono. Al ser quemados añaden CO2 al ambiente, pero este efecto se puede contrarrestar con la siembre de nuevos bosques o plantas que retiran este gas de la atmósfera.
En la actualidad se están haciendo numerosos experimentos con distintos tipos de plantas para aprovechar de la mejor forma posible esta prometedora fuente de energía.

http://www.tecnun.es/asignaturas/Ecologia/Hipertexto/07Energ/170EnBiom.htm



Además de las energías renovables popularmente conocidas, como es el caso –por ejemplo- de la energía solar, la energía eólica o la energía solar fotovoltaica, también existen otros tipos de energías alternativas igualmente útiles e interesantes.
Además de las energías renovables popularmente conocidas, como es el caso –por ejemplo- de la energía solar, la energía eólica o la energía solar fotovoltaica, también existen otros tipos de energías alternativas igualmente útiles e interesantes.

bionasau.JPG

Una de ellas es la energía procedente de la Biomasa, la cual, como podremos ver de forma resumida a lo largo del presente artículo, puede ser utilizada directamente como combustible.
¿Qué es la biomasa?
Explicado de una forma sencilla y rápida, podemos indicar que principalmente existen dos tipos de biomasa bien diferenciadas. La primera de ellas tiene que ver con la materia total de los seres que viven en un determinado lugar, expresado en peso por unidad de volumen o de área

biomasad.JPG

Pero lo que precisamente a nosotros nos interesa es el segundo tipo, que consiste en la materia orgánica que tiene su origen en un proceso biológico (ya sea espontáneo o provocado), que se utiliza como fuente de energía.
La biomasa incluye plantas de crecimiento rápido, restos de animales, madera y algas cultivadas, por citar solo algunos sencillos ejemplos.
No obstante, es una fuente de energía procedente en última instancia del sol, y puede convertirse en energía renovable siempre y cuando sea utilizada adecuadamente.

Cuando la energía procede de la biomasa como comentamos en una línea anterior, la biomasa puede ser utilizada como combustible, o bien para preparar combustibles líquidos como el etanol o el metanol, que luego serán usados en motores.
Uno de los principales problemas de este proceso es que su rendimiento es ciertamente bajo.
También puede usarse la biomasa para obtener biogás, el cual se hace en depósitos en los que se van acumulando residuos de cosechas, restos orgánicos y otros materiales que pueden descomponerse.
Actualmente se vienen llevando a cabo numerosos estudios y experimentos con distintos tipos de plantas que permiten aprovechar mejor esta fuente de energía.
Una de ellas es la energía procedente de la Biomasa, la cual, como podremos ver de forma resumida a lo largo del presente artículo, puede ser utilizada directamente como combustible.



Fuente:
http://elblogverde.com/energia-procedente-de-la-biomasa-una-energia-procedente-de-la-naturaleza/